7 de mayo de 2013 / 08:01 p.m.

Ciudad de México  • El Sindicato Nacional Minero Metalúrgico “Don Napoleón Gómez Sada” (SNMMDNGS) acusó a Napoleón Gómez Urrutia de intentar cerrar fuentes de empleo de manera permanente en el sector minero de México, en confabulación con la United Steelworkers, a través del chantaje a la empresa Excellon, de capital canadiense.

A través de un comunicado Carlos Pavón Campos, secretario general del sindicato minero disidente, denunció que en julio pasado, los mineros de La Platosa (de la cual es concesionaria Excellon) “a través de votaciones libres y democráticas, y vigiladas por personal de la Secretaría del Trabajo de Durango, decidieron afiliarse al SNMMDNGS. Sin embargo, Gómez Urrutia, el perdedor en dichas votaciones, no aceptó el resultado”.

El líder sindical asegura que desde entonces, “en contubernio” con los llamados Steelworkers, Napillo recurre al chantaje; tanto él como esta agrupación que dirigen Leo W. Gerard en Estados Unidos y Ken Neuman, en Canadá.

Éstos impusieron un ultimátum a Excellon para obligar a los trabajadores de La Platosa a su afiliación con el sindicato que Gómez Urrutia o el cierre definitivo de la empresa en esa zona de Durango”, dijo Pavón Campos.

Añadió que en caso de no acceder la empresa Excellon al chantaje, se perderían cientos de fuentes de empleo en esa zona del norte del país, además, de que se sentaría un precedente peligroso para la inversión extranjera en nuestro país.Pavón Campos señala que “de esta forma, Napillo y los llamados Steelworkers están violando de manera flagrante el artículo 123 de la Constitución mexicana y el Convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo, mediante los cuales, los trabajadores tienen derecho a un trabajo digno y son libres de afiliarse al sindicato que ellos elijan”

Elia Castillo