FERNANDO DAMIÁN
17 de junio de 2013 / 10:17 p.m.

Ciudad de México • La Comisión Especial de Seguimiento a los Procesos Electorales del Senado de la República advirtió la existencia de "focos de alerta" amarillos y rojos en los estados de Veracruz, Quintana Roo, Tlaxcala, Hidalgo y Puebla, donde persisten las "campañas negras" y el desvío de recursos públicos.

En un informe de su recorrido por siete de las 14 entidades que el próximo 7 de julio celebrarán elecciones locales, los senadores José María Martínez, del PAN; Patricio Martínez, del PRI, y Manuel Camacho, del PRD, sostuvieron que en los referidos estados existe apatía de la sociedad para concurrir a las urnas.

Expresaron, sin embargo, su confianza en que la intervención de la comisión especial ante organizaciones sociales, autoridades electorales y delegados de la Secretaría de Desarrollo Social permitirá normalizar el proceso de los comicios.

El presidente del grupo de trabajo, José María Martínez, lamentó la respuesta de los funcionarios electorales de Veracruz a la visita de los senadores.

"Encontramos no sólo cerrazón, sino cinismo de parte de los consejeros, un consejo negligente, sin ánimo de construir ningún paso en la democracia de Veracruz, como se le hizo saber al delegado de la Secretaría de Gobernación".

A ello se suma la existencia de una estructura auspiciada por el gobierno del estado con el desvío de recursos y de la naturaleza del servicio público.

Pese a ello, Martínez aseguró que en Veracruz está ya en marcha un "plan de normalizaron" en vísperas de la jornada electoral, con el respaldo de los delegados de Desarrollo Social y la intervención del representante de Gobernación.

Respecto a los estados de Hidalgo y Tlaxcala, el senador panista dijo que el grave problema es que "no pasa el tiempo", pues aún prevalece un sistema de cooptación del voto que a su vez provoca una muy baja participación social.

"En Hidalgo como en Puebla se reflejan, además, campañas sucias, de persistente descalificación entre los candidatos, sin que ninguno ofrezca alternativas de buen gobierno a la población, lo cual deriva en una mayor apatía del electorado", agregó.

En el caso de Quintana Roo ya hay avances y resoluciones de las autoridades electorales sobre el denominado "turismo electoral", así como en lo relativo a las miles de despensas detectadas para su reparto entre la población, a cambio del voto a favor de un partido.

El legislador perredista Manuel Camacho advirtió a su vez que "la propaganda negativa tiene un gasto numeral, es decir, no gusta a la gente y, por tanto, no le gustan las candidaturas, y esto va a definir el curso de la elección".

Hizo así un llamado a los candidatos a desarrollar campañas que promuevan una mayor participación del electorado "y una forma de ello es bajarle al golpeteo de la propaganda".

Camacho reconoció la "excelente disposición" de las autoridades electorales y delegados federales en las entidades visitadas por esta comisión especial, por lo que refrendó la confianza de alcanzar la normalidad democrática en la mayoría de los casos.

El priista Patricio Martínez sostuvo en su turno que en el recorrido por siete estados se han encontrado diversas quejas y recíprocas acusaciones entre partidos y candidatos, pero estimó que ello responde en la mayoría de los casos a la efervescencia electoral, sin encontrarse motivos para desconfiar de la celebración de elecciones democráticas.

Subrayó, además, que el trabajo de la comisión no se limitará a atender quejas sino incluirá igualmente la observación de un horizonte más amplio para establecer las bases de una reforma política de gran calado.