11 de mayo de 2013 / 05:13 p.m.

Guerrero • La Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero aseguró que hay acuerdos con la Secretaría de Gobernación federal que implican el no ejercicio de la acción penal y el retiro de sanciones administrativas.

Manuel Rodríguez Gálvez, integrante de la Comisión Política del magisterio disidente en la región montaña, confirmó que los salarios retenidos en la segunda quincena de marzo ya fueron liberados a los maestros que se mantienen en el campamento de la colonia Burócratas.

Informó que gracias a los acuerdos pactados la noche del jueves entregarán las oficinas centrales de la Secretaría de Educación de Guerrero, tomadas desde los primeros días de marzo, y que no habrá movilizaciones masivas hasta el próximo 15 de mayo, Día del Maestro.

El dirigente negó que haya un pacto establecido con la Secretaría de Educación local, ya que los diálogos se han obtenido a partir de la interlocución de organismos no gubernamentales ante el gobierno federal, por la cerrazón que prevaleció en las autoridades estatales.

Aunque el gobernador Ángel Aguirre sostiene que las órdenes de aprehensión no están sujetas a negociación, la CETEG asegura que la no acción penal contra sus dirigentes es uno de los principales acuerdos alcanzados con la Secretaría de Gobernación.

Reconoció que las causas penales siguen su curso, pero que en el desahogo del proceso se irán aportando los elementos para que éstas se diluyan.

La defensa de los 39 maestros implicados estará bajo la responsabilidad del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan y Servicios para la Paz.

Las actas administrativas que se levantaron contra los maestros que están en el paro no van a proceder, lo que implica que las sanciones quedarán sin efecto, lo que es parte de los compromisos pactados con la Federación para generar las condiciones del diálogo.

Sin relación con el narco

Rodríguez Gálvez consideró como muy fuerte y fuera de lugar el señalamiento de que el movimiento parista está financiado por la guerrilla o el crimen organizado, como dijo el jueves el gobernador Ángel Aguirre Rivero.

“Nosotros lo rechazamos categóricamente, decimos que no es así porque todos los medios lo han visto, saben que sostenemos el campamento con nuestras aportaciones, que incluso la población llega y nos trae víveres, pero esa es la manera que tienen para intentar desestabilizarnos.”

Lamentó que el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, haga los mismos señalamientos, sin más elementos que sus apreciaciones personales y con mucho interés de propiciar confusión.

El dirigente expresó que hasta el 15 de mayo los profesores disidentes de Guerrero permanecerán inactivos, pero que acumularán fuerzas para volver a salir a la calles en el contexto del Día del Maestro.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN