AP
25 de abril de 2016 / 06:43 p.m.

Corea del Sur.- Corea del Norte afirmó el domingo el lanzamiento de prueba de un misil balístico desde un submarino y advirtió de su creciente habilidad para reducir a sus enemigos con "dagas de destrucción".

Corea del Sur no pudo confirmar de inmediato la afirmación de la exitosa prueba que representa el más reciente esfuerzo de Pyongyang para expandir su poderío militar ante la presión de sus vecinos y Washington.

Horas antes del anuncio, oficiales militares surcoreanos dijeron que el Norte disparó lo que parecía ser un misil balístico desde un submarino frente a su costa oriental.

El Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur dijo que el proyectil recorrió unos 30 kilómetros (19 millas) la tarde del sábado. Es mucho menos que la distancia común, que puede alcanzar hasta 300 kilómetros (185 millas).

Un ensayo con éxito desde un submarino causaría preocupación porque al adquirir esa capacidad, sería más complicado que externos detecten lo que Corea del Norte hace antes del lanzamiento y podría sorprender a sus enemigos.

Según los expertos surcoreanos, es improbable que Corea del Norte posea en la actualidad un submarino capaz de disparar varios misiles, pero sí está avanzando en esa tecnología.

Corea del Norte había efectuado un ensayo de ese tipo el 25 de diciembre, pero se lo había considerado un fracaso, según el Estado Mayor.

El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que en respuesta al lanzamiento del sábado, restringiría el viaje a Nueva York del ministro de Exteriores norcoreano, Ri Su Yong, y su delegación a los lugares necesarios para llevar a cabo sus funciones de la ONU. Estados Unidos señaló que "lanzamientos con tecnología misil balística son una clara violación de varias resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU".

Corea del Norte disparó recientemente misiles y proyectiles de artillería al mar en medio de los ejercicios militares anuales de Estados Unidos y Corea del Sur. Pyongyang dice que esos ejercicios constituyen preparativos para una invasión a Corea del Norte.

La beligerancia norcoreana también podría estar vinculada con un gran congreso del partido gobernante previsto para el mes próximo con el objetivo de consolidar el poder del líder Kim Jong Un. La promoción de los logros militares sería una manera de ocultar la falta de avances económicos de cara al congreso, el primero desde 1980.