25 de mayo de 2013 / 03:46 p.m.

México • La bancada del PAN en el Senado ha entrado a una especie de impasse  en el conflicto que vive por la remoción de Ernesto Cordero y la designación de Jorge Luis Preciado como coordinador, pues la división persiste y no se ha logrado concertar una reunión con el presidente panista, Gustavo Madero.

La legisladora Adriana Dávila afirmó que “urge” un cambio en la dirigencia nacional, y que aunque faltan meses para la elección, Madero debería pensar en dejar su cargo: “El tiempo de la presidencia ya se agotó; no se agotó en lo legal, se le agotó su tiempo político”.

En tanto, Marcela Torres indicó que con Preciado llegó “aire fresco” y transparencia al grupo, pues con él se dará a conocer el uso de las prerrogativas del PAN, incluso en redes.

Señaló que sí habrá cambios en posiciones panistas dentro de la Cámara alta, pues ha habido cuadros relegados de comisiones e inclusiones en diversos cargos solo por cercanía política, pero que éstos serán en una segunda etapa.

“Estoy segura que el vicecoordinador tiene que cambiar, que tiene que ser una persona de absoluta confianza del presidente Gustavo Madero y del mismo coordinador Preciado; entonces sé que habrá movimientos pero el coordinador ha tenido la delicadeza de decir que este no es el momento y eso es lo correcto.

“Esperemos, sé que va a ser una buena decisión, sé que tenemos un reto importante en transparencia de recursos, muchos de los senadores estamos de acuerdo en hacer absolutamente transparente las finanzas de la bancada, inclusive tenerlo en medios y en redes para que cualquier persona, ciudadano, ciudadana pueda consultar en qué se están gastando los recursos del grupo parlamentario”, expresó.

Rechazó que esta pugna tenga que ver con la próxima elección de dirigente nacional del PAN en noviembre y aseveró que Madero solo reaccionó ante Cordero, quien “quiso surgir, mal aconsejado, como un poder fáctico dentro del propio PAN, retando al presidente como un poder legítimo, establecido y con facultades”.

Finalmente subrayó que el cambio de coordinador trajo “oxígeno fresco” a la bancada, en donde se dará valor a todos los integrantes y no solo a los cercanos de Cordero.

“Creo que había exclusiones muy importantes, había inclusiones imprudentes, más por lealtad que por capacidad y creo que este nuevo aire va a ir buscando cuidadosamente perfiles adecuados para cada uno de las coordinaciones.”

Por otra parte, el senador Juan Carlos Romero Hicks dijo que este proceso ha sido “imprevisto e incómodo” y propuso que para cerrarlo se debe acordar un proyecto junto con todos los senadores panistas.

Consideró que se debe acordar cuatro puntos: agenda legislativa del grupo, enlace de la bancada con la dirigencia nacional, enlace con la Cámara de Diputados y situación del Pacto por México.

OMAR BRITO