NOTIMEX
2 de septiembre de 2015 / 09:47 a.m.

Ginebra.- El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) denunció hoy que el suministro de agua en Siria es utilizado como arma de guerra por todas las partes en conflicto, especialmente en Alepo y Damasco.

El CICR señaló en un comunicado que la población civil de la ciudad de Alepo está experimentando un enorme sufrimiento a causa de cortes deliberados a los suministros de agua y electricidad.

Alrededor de dos millones de personas viven en la ciudad, pero muchos, en ambos lados de la línea del frente, están teniendo graves dificultades para acceder al vital líquido.

“Los servicios vitales para la población, como el suministro de agua, deben mantenerse alejados de la política del conflicto sirio”, afirmó la jefa de la delegación del CICR en Siria, Marianne Gasser.

Gasser acaba de regresar de Alepo, donde se reunió con las autoridades locales y cruzó la línea de combate para discutir el tema de la disponibilidad de agua con las partes involucradas.

El suministro de agua en Alepo depende del funcionamiento de las estaciones de bombeo y de la electricidad, pero cada uno es controlado por diferentes partes en conflicto, explicó el CICR.

El funcionamiento de las estaciones se utiliza a menudo como forma de ejercer presión sobre el enemigo.

“Con demasiada frecuencia, en Siria, el agua se convierte en una herramienta en manos de los partidos de lucha. Se convierte en un arma de guerra. Y son los civiles quienes más sufren. El acceso al agua debe ser incondicional”, argumentó Gasser.

Una situación similar existe en Damasco, donde el corte del suministro de agua se ha utilizado como una táctica para ejercer presión sobre el bando contrario.

Cinco años de conflicto han afectado gravemente la infraestructura de agua del país. Y más de la mitad de la capacidad total de producción se ha perdido o dañado.

A lo largo de Siria, el CICR y la Media Luna Roja Árabe Siria (SARC) han estado haciendo todo lo posible para apoyar el mantenimiento del suministro de agua en estrecha colaboración con todas las partes en conflicto.

En Alepo, el CICR y la SARC han creado una red de contingencia de las perforaciones en ambos lados de la línea del frente que ayudan con el suministro.

Entre enero y junio pasados, 16 millones de personas en Siria se beneficiaron de los proyectos de agua organizados por el CICR y la SARC, puntualizó el boletín.