9 de agosto de 2014 / 05:09 p.m.

EU.- Militantes de Al Qaeda secuestraron el viernes a 14 soldados yemeníes cuando regresaban a casa en autobús en el este del país y los ejecutaron, en un acto calificado por las autoridades como una venganza por la reciente ofensiva del ejército en la zona.

El Ejército yemení envió recientemente refuerzos a la región de Wadi Hadramout, en el noreste del país, para hacer frente a los intentos del afiliado local de Al Qaeda, Ansar al Sharia, de proclamar un emirato islámico en la principal ciudad de la zona.

Residentes y funcionarios dijeron que los cuerpos de los 14 acribillados a balazos fueron encontrados en una carretera cerca de Seiyoun, tres horas después de que fueran secuestrados cuando viajaban en un autobús público.

Ansar al-Sharia, en una publicación en internet a última hora del viernes, confirmó que sus militantes mataron a los soldados por haber participado en las operaciones militares contra el grupo.

Los mujaidines ordenaron a los soldados bajar del autobús, los interrogaron y revisaron sus documentos para comprobar que pertenecían a los contingentes basados en Seiyoun, dijo el grupo en un comunicado publicado en internet.

"Los muyahidines luego llevaron a los soldados al mercado de la ciudad y pronunciaron un discurso declarando que los soldados cautivos habían participado en la última campaña contra los musulmanes sunitas en Wadi Hadramout, y por lo tanto los muyahidines decidieron matarlos como castigo por sus crímenes", añadió.

El grupo también publicó fotos de los soldados vestidos de civil, rodeado por los militantes que ocultaban sus rostros con tocados tradicionales mientras comprobaban los documentos de identidad.

Los residentes dijeron que los soldados, que viajaban a visitar a sus familias en Sanaa, a unos 600 kilómetros de distancia, recibieron varios disparos con rifles automáticos.

La estabilidad de Yemen, uno de los países más pobres del mundo árabe, es una preocupación internacional.

El país de 25 millones de habitantes comparte una larga frontera con Arabia Saudita, el mayor exportador de petróleo del mundo.

FOTO: Reuters

REUTERS