NOTIMEX
8 de febrero de 2016 / 05:32 p.m.

Colombia.- Una activista colombiana alertó hoy en la Organización de Naciones Unidas (ONU) que en algunos núcleos del grupo indígena emberá en Colombia se realiza la mutilación genital femenina.

En una conferencia de prensa en la ONU, Patricia Tobón destacó que no existen cifras confiables sobre el número de mujeres de esta etnia, con unos 50 mil pobladores, que son afectadas por la mutilación genital.

Subrayó que las sobrevivientes de esta costumbre viven en su mayoría en comunidades emberá asentadas en la jungla.

En una conferencia en el marco del Día Internacional de la Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, que se celebrará cada 6 de febrero, Tobón asentó que dos de cada tres mujeres de las comunidades donde se emplea esta práctica son sometidas a ésta.

“En 2007, la práctica fue encontrada en comunidades de la jungla, y averiguamos que su uso extendido y que afectaba a muchas mujeres”, destacó Tobón.

La activista indicó que la Organización de Naciones Unidas trabaja con las comunidades locales, y autoridades indígenas y nacionales para crear consciencia sobre el impacto de este flagelo en mujeres y niñas.

Informó además que el gobierno colombiano contempla la erradicación de esta práctica como parte de sus planes nacionales de desarrollo.

De acuerdo con la ONU, unos 200 millones de mujeres y niñas en el mundo son actualmente sobrevivientes de la mutilación genital femenina, llevada a cabo en 30 países.

En un mensaje para conmemorar la fecha, el secretario general del organismo, Ban Ki-moon, apuntó que si la tendencia continúa, el número de niñas mutiladas cada año para el 2030 será mayor que el actual, debido a las altas tasas de fertilidad y a la cantidad de población joven en zonas donde se realiza.

Ban subrayó no obstante que Naciones Unidas y sus socios en el mundo se han fijado terminar con la práctica por completo en el año 2030 como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

“Podemos terminar con la mutilación genital femenina en una generación, lo que nos colocaría más cerca de un mundo en el que las garantías fundamentales de cada mujer, niña y adolescente fueran respetados y su salud protegida”, enfatizó.