NOTIMEX
13 de octubre de 2016 / 04:51 p.m.

DALLAS.- Existen claras evidencias de que una severa sequía de largo plazo afectará este siglo la región del suroeste de Estados Unidos y el noroeste de México, determinó un nuevo estudio publicado esta semana en la revista científica “Science Advances”.

Las posibilidades de que una megasequía de décadas de duración, provocada por el cambio climático, afecte esas zonas durante este siglo, son del 99 por ciento.

Así lo indica la investigación efectuada por científicos de la Universidad de Cornell, del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty, de la Universidad de Columbia, y del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA (Administración de Aeronáutica y el Espacio).

“Históricamente las megasequías eran fenómenos extremadamente raros que ocurren sólo una o dos veces por milenio”, advierte el estudio.

Sin embargo, agregó, “de acuerdo con nuestro análisis de las respuestas modeladas al aumento de gases de efecto invernadero, estos eventos podrían convertirse en un lugar común si el cambio climático continúa sin cesar”.

La investigación señala que el aumento de las temperaturas se combinará con una disminución de las precipitaciones para crear sequías que serán peores que la del histórico “Dust Bowl” del siglo XX, y durarán mucho más tiempo.

La sequía del “Dust Bowl” duró más de ocho años y afectó a 40 millones de hectáreas en Texas, Oklahoma y tierras adyacentes en Kansas, Colorado y Nuevo México.

Las tormentas de polvo barrieron grandes extensiones de tierras de cultivo y depositaron toneladas de partículas hasta el este de Chicago, Nueva York y Washington.

Se estima que más de medio millón de personas quedaron sin hogar, y unos 3.5 millones de residentes de las áreas afectadas se vieron forzados a emigrar al oeste, con la esperanza de encontrar trabajo.

El estudio consideró las condiciones bajo un nivel de dos grados centígrados de calentamiento global, de cuatro grados y de seis grados.

Con cuatro grados de calentamiento, que es el índice en el que actualmente se dirige el planeta, las megasequías son casi una certeza, advierte el estudio.

Si el aumento de la temperatura global se mantiene a dos grados, que es el objetivo del límite superior del Acuerdo de París sobre Cambio Climático, el riesgo de megasequías está entre el 30 y el 60 por ciento.