AP
14 de marzo de 2014 / 04:20 p.m.

Malasia. — La búsqueda del avión desaparecido de Malaysia Airlines se extendió el viernes aún más al este y oeste después de que autoridades estadounidenses reportaran que la nave estuvo emitiendo señales a satélites durante horas después de su último contacto con el control de tráfico aéreo hace casi una semana cuando volaba sobre el Mar del Sur de China.

Autoridades malayas insistieron en que los investigadores todavía tienen que llegar a una conclusión definitiva sobre qué radar y satélite mostraron datos y dijeron que la búsqueda se estaba ampliando porque los esfuerzos en las zonas actuales no han encontrado ningún rastro del Boeing 777.

La posibilidad de que el avión con 239 personas a bordo volara muchos cientos de millas más allá de su ubicación conocida sin tener ningún contacto con tierra ha fortalecido las conjeturas de que sus transpondedores y otros dispositivos de comunicación fueron apagados deliberadamente.

Eso abre la posibilidad de que uno de los pilotos o alguien con experiencia en vuelos quisiera secuestrar la nave para algún otro propósito posterior, secuestrar a los pasajeros o suicidarse haciendo caer el avión al mar.

Dada la cantidad de combustible que tenía a bordo, el avión en teoría pudo haber llegado a cualquier parte en una enorme franja del sur y sureste de Asia. Ante la falta de más información sobre sus movimientos, encontrarlo es una tarea desafiante.

El jueves, un funcionario estadounidense dijo que el avión de Malaysia Airlines envió señales para satélites durante cuatro horas después de que perdió contacto con los controladores de vuelo, lo que eleva la posibilidad de que la aeronave que llevaba 239 personas a bordo pudo haber llegado lejos de las áreas donde actualmente se realiza la búsqueda.

El ministro de Transporte de Malasia Hishammuddin Hussein dijo el viernes que la zona de búsqueda se amplió hasta los estrechos orientales del Mar del Sur de China y hacia el lado occidental de la Península de Malaca, al noroeste en el Mar de Andamán y todavía más en el Océano Índico.

Buena parte de la búsqueda se había concentrado en el este de Malasia, en el sur del Mar de China, donde se envió la última comunicación de la nave hacia las estaciones de tráfico aéreo en tierra, alrededor de una hora después de que despegó hacia Beijing.

Una búsqueda similar se efectúa en el Estrecho de Malaca, al oeste de Malasia, porque las observaciones de un radar militar podrían indicar que el avión viró en esa dirección luego del último contacto, volando sobre la península malaya y en dirección al oeste.