12 de junio de 2014 / 02:11 p.m.

París.- Los sindicatos ferroviarios franceses ampliaron hoy hasta mañana viernes la huelga de trenes que comenzó el martes, luego que hoy siguieron sin llegar a un acuerdo con el gobierno en las negociaciones que mantienen por la reforma del sector.

"El proyecto del gobierno es inaceptable y no tenemos ningún problema en seguir con la huelga e incluso con endurecer el conflicto", declaró a periodistas David Wehrli, delegado de Sud Rail, uno de los sindicatos ferroviarios convocantes de los paros.

Las asambleas generales de los empleados celebradas en las estaciones de ferrocarril del país votaron a mano alzada continuar al menos un día más con los paros en contra de la reforma ferroviaria del gobierno, que comenzaron el martes por la noche.

Representantes de los trabajadores mantuvieron desde esta mañana reuniones con funcionarios del Ministerio de Transportes que ofrecieron nuevas cláusulas a los ferroviarios.

Un vocero de la Confederación General del Trabajo (CGT), la mayor organización laboral ferroviaria, señaló que el nuevo documento presentado hoy por el gobierno es mejor pero es complejo y los sindicatos precisan de más tiempo para estudiarlo.

Representantes de otras organizaciones de empleados abandonaron la reunión por su desacuerdo a principios del encuentro de este jueves con el gobierno.

Mientras tanto los trenes conurbanos, nacionales e internacionales franceses circularon este jueves de nuevo en un 50 por ciento o en una tercera parte ocasionando muchas perturbaciones en el tráfico de viajeros en todo el país.

"Entiendo lo que hacen pero esto no sirve para nadie y los que sufren son los usuarios y nosotros no tenemos nada que ver en este conflicto", comentó una pasajera de 74 años de un tren con urbano de la capital francesa.

La dirección de la compañía pública ferroviaria afirmó sin embargo que el servicio funcionó hoy un poco mejor que ayer miércoles, jornada negra en la que el servicio de taxis del país celebró también otra huelga, que ya fue suspendida.

La huelga de trenes fue convocada por los principales sindicatos ferroviarios en protesta contra el proyecto del gobierno del presidente Francois Hollande de fusionar la compañía ferroviaria pública SNCF con la empresa gestora de redes ferroviarias.

El gobierno busca con la reforma reducir la abultada deuda de la compañía pública SNCF (Sociedad Nacional de Ferrocarriles) que supera los 44 mil millones de euros (59 mil millones de dólares) y aumentar la competencia en el sector.

FOTO: Especial

NOTIMEX