AP
6 de abril de 2017 / 04:20 p.m.

PALM BEACH. — El presidente Donald Trump insinuó el jueves la posibilidad de tomar medidas militares en contra de Siria, mientras su gobierno sopesaba cómo asestar un golpe al presidente Bashar Assad después de los ataques con armas químicas perpetrados esta semana que dejaron más de 80 muertos.

Trump hizo una fuerte insinuación de que Assad tal vez tenga que dejar el poder, y sus declaraciones fueron destacadas por el secretario de Estado Rex Tillerson, quien dijo a reporteros que "no hay lugar para que (Assad) gobierne el pueblo sirio".

El gobierno de Trump fue puesto a prueba esta semana en medio del clamor internacional por los nuevos hechos de violencia en Siria. En los últimos siete años, cientos de miles de personas han muerto en la guerra civil siria, la cual ha desatado la peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial.

El tono de Trump se ha tornado cada vez más grave con el paso de los días. El miércoles, dijo que el ataque de esta semana cruzó muchas líneas, no solo la "línea roja" sobre el uso de armas químicas que el expresidente Barack Obama estableció como ultimátum al gobierno de Assad.

"Creo que lo que ha pasado en Siria es una deshonra para la humanidad", dijo Trump a bordo del avión presidencial mientras se dirigía a una reunión con el presidente chino Xi Jinping en Florida. Cuando se le preguntó si Assad debería marcharse, respondió: "Él está allí, y supongo que está a cargo del asunto, así que algo debe de ocurrir".

Tillerson, quien habló casi al mismo tiempo luego de saludar a Xi en West Palm Beach, dijo que Estados Unidos está evaluado una respuesta apropiada.

"El proceso mediante el cual Assad se iría es algo que necesitará el esfuerzo de la comunidad internacional", dijo Tillerson, agregando que tiene que haber un balance entre derrotar al grupo Estado Islámico y estabilizar a Siria para evitar que la guerra civil empeore.

Tillerson también advirtió a Rusia que apoyar al gobierno de Assad es algo que deben de "considerar con cuidado".