reuters
22 de marzo de 2015 / 11:33 a.m.

Sevilla.- Los habitantes de la comunidad autónoma de Andalucía votaban el domingo en comicios locales, y se espera que brinden el primer atisbo sobre la influencia de dos nuevos grupos políticos en España, después de que una profunda crisis económica expusiera la debilidad del tradicional sistema bipartidista del país.

España celebrará elecciones generales antes de fines del año, mientras que también se realizarán comicios locales y regionales en mayo y una votación en Cataluña en septiembre. La elección del domingo entregará la primera evidencia real del cambio político en momentos en que la recuperación económica toma ritmo y el mercado laboral repunta.

Cerca de 6.5 millones de andaluces, un quinto del electorado nacional, podrá entregar su apoyo en las urnas por primera vez a los partidos Podemos y Ciudadanos, junto con los movimientos ya establecidos: el Partido Popular (PP) en el poder y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

La campaña de los nuevos grupos políticos se ha centrado en los casos de corrupción que afectan al PP y al PSOE, que actualmente mantiene la administración de Andalucía, abordando la ineficiencia de sus políticas para reducir la creciente pobreza e inequidad.

En Andalucía, la comunidad más poblada de España, más de una persona de cada tres está desempleada, por encima del promedio nacional de desocupación.

Elecciones Andalucía España 2015
Dos mujeres preparan las urnas para los votos en Andalucía. | ESPECIAL

Los sondeos indican que los andaluces volverán a confiar en su mayoría en el PSOE, que lleva gobernando una región tradicionalmente de izquierda desde hace 33 años.

"Hemos votado al PSOE, como siempre hemos hecho, son los que más hacen por Andalucía‎, nadie como ellos", explicó José, un jubilado de 82 años, a la salida de un centro de votación.

Sin embargo, las proyecciones dan al PSOE su peor resultado electoral desde 1982, lo que le obligaría a buscar un pacto total o parcial para garantizar la gobernabilidad de la comunidad.

Los sondeos prevén un fuerte retroceso de los principales grupos políticos ante el avance de Podemos, el partido anti austeridad al que las encuestas sitúan como segunda fuerza de la región, y al centrista Ciudadanos.