NOTIMEX
15 de marzo de 2016 / 03:44 p.m.

Alemania.- La canciller federal de Alemania, Angela Merkel, afirmó que “es un día difícil para la CDU”, tras los resultados de las elecciones en tres estados alemanes, pero seguirá adelante con su política respecto a los refugiados.

Esa política tiene como objetivo lograr una solución europea para la crisis de los refugiados, con la participación y toma de responsabilidades de todos los países de la Unión Europea (UE), en la que Turquía tendrá un papel sobresaliente.

El jueves 17 de marzo habrá de nuevo una cumbre de la UE con Turquía en Bruselas para seguir con la negociación sobre la gestión de los refugiados que buscan llegar a Europa Occidental a través de ese país, para obtener asilo o para mejorar sus perspectivas de vida.

Turquía está dispuesta a asumir a los refugiados siempre y cuando la UE pague el precio y le haga concesiones, como abolir la visa para ciudadanos turcos que quieren viajar a los países de la Unión, así como la entrada de Turquía como miembro de derecho pleno de la Unión.

Merkel apuntó que para liberar a ciudadanos turcos de visa en la Unión Europea, Turquía tiene que cumplir con todos los requisitos que se le solicitan para que esa medida pueda aplicarse.

Señaló que lo mismo se hará con las negociaciones de ingreso de Turquía en la UE: el país tiene que cumplir con todos los requisitos, y que su papel en la crisis de los refugiados no significará liberar a ese país de las condiciones y criterios que tiene que cumplir también en ese terreno.

La canciller alemana recibió de nuevo un golpe bajo por parte del presidente del partido CSU (Unión Social Cristiana) y gobernador de Bavaria, Horst Seehofer, quien dijo que el fracaso electoral de la CDU (Unión Demócrata Cristiana) durante las elecciones de la víspera era culpa de Merkel por su política respecto a los refugiados.

Seehofer demandó a la CDU un cambio rápido de curso para que el gobierno anuncie finalmente un tope máximo para la entrada de refugiados a Alemania, pero Merkel se niega a ello y trabaja en una solución europea a esa crisis.

Seehofer declaró además que el triunfo del partido populista de derecha, Alternativa para Alemania (AfD), podía hacer que se desplomaran tanto la CSU como la CDU ya que ve amenazada la existencia de esos dos partidos.

Declaró que un cambio rápido de curso podría evitar que un vuelo de descenso se convirtiera en una caída estrepitosa.

La canciller federal reconoció que Alemania se ha beneficiado del cierre de la así llamada Ruta de los Balcanes para los refugiados, pero al mismo tiempo expresó que no deseaba una solución semejante que causara a Grecia grandes problemas, como los que ahora enfrenta, porque los refugiados no pueden salir del país para buscar el camino a Europa Occidental.