9 de febrero de 2013 / 06:09 p.m.

En la mitad de las alcaldías donde se aplicará el programa federal para alimentar a comunidades pobres se elegirán presidentes y diputados locales, en julio próximo.

 

México.- En la mitad de los 400 municipios con mayor pobreza y carencia alimentaria del país, que se ubican como beneficiarios de los apoyos de la Cruzada Nacional contra el Hambre que emprendió el gobierno federal, habrá elecciones este año para elegir alcaldes y diputados locales.

Además, 13 de ellos están en los primeros sitios de municipios con menor marginación, de acuerdo con el análisis del Consejo Nacional de Población (Conapo).

En total son 55, es decir la cuarta parte, los que se encuentran en los lugares con menor rezago según mediciones del gobierno.

La cruzada contra el hambre beneficiará a ocho capitales de los 13 estados donde se renovarán alcaldías y diputaciones, que además coinciden con la mayor concentración de padrón electoral en esas entidades.

El gobierno federal explicó que la cruzada, puesta en marcha en enero pasado por el titular del Ejecutivo, “está orientada a la población objetivo constituida por las personas que viven en condiciones de pobreza multidimensional extrema y que presentan carencia de acceso a la alimentación”.

Pero según una revisión de los 400 municipios beneficiados, en Ensenada, Baja California, el que tiene menor rezago en el estado es donde se concentrará el apoyo, lo mismo que en la capital, Mexicali, cuyo grado de marginación es “muy bajo” de acuerdo con el mismo análisis de Conapo.

Ambos municipios concentran casi dos de los tres millones de habitantes bajacalifornianos. En esa entidad, además de alcaldías y diputaciones locales, se disputará la gubernatura.

El municipio de Aguascalientes es otro beneficiario de la cruzada del gobierno federal; sin embargo, la capital del estado, que concentra casi 70 por ciento de la población estatal, tiene igualmente cifras de muy baja marginación con parámetros que miden el número de personas con analfabetismo, viviendas sin drenaje o energía eléctrica, hacinamiento o nivel de ingresos.

La misma situación se presenta en Coahuila, donde los municipios de Saltillo y Torreón, que concentran a la mitad de la población local, con índices de marginación de 6.2 y 6.4 en una escala de entre cero y cien, se ubican en los últimos dos lugares de rezago a nivel estatal, en contraste con Jiménez y General Cepeda, que encabezan la lista de mayor pobreza.

En Chihuahua son cinco los municipios a los que impactarán los beneficios del programa gubernamental. A excepción de Juárez y la capital, Chihuahua, que concentran a poco más de 2 millones de los 3.4 millones de habitantes de la entidad y tienen niveles de rezago muy bajos según la calificación del Conapo, Guachochi y Guadalupe y Calvo —enclavados en la Sierra Tarahumara— y el municipio de Morelos se encuentran entre las primeras 30 alcaldías a escala nacional con mayores índices de pobreza y marginación.

Sin embargo, llama la atención que Batopilas, segundo municipio del país con mayor rezago y con una población de 14 mil habitantes, no figura dentro de los 400 beneficiados de la cruzada contra el hambre.

En Durango son tres los municipios que atenderá el programa. Tanto la capital como Gómez Palacio, con poco más de 56 por ciento de la población, están incluidos pese a que son los de menor rezago en todo el estado, lo cual contrasta con Mezquital, cuyo nivel de marginación es muy alto y se coloca en el quinto lugar a escala nacional.

En Oaxaca, el programa beneficiará a 133 de 570 municipios. La entidad es una de las de mayor rezago en el país, mientras que de las 217 alcaldías que hay en Puebla, la cruzada beneficiará solo a 14. De éstos, en cuatro los índices de rezago están entre “muy bajo”, como es el caso de la capital, y “bajo” como Atlixco, San Andrés Cholula y Tehuacán. Los cuatro concentran poco más de 2 millones de los 5.7 millones de habitantes dela entidad.

***

En contraste, son seis los municipios que se colocan entre los de mayor rezago nacional, a pesar de que son 32 los identificados como con mayores carencias de todo el país.

***

En Quintana Roo, los municipios que concentran la mayor parte de la población, como Benito Juárez —donde se ubica Cancún y Othón P. Blanco—, con casi 800 mil de los poco más de 1.3 millones de habitantes, son los beneficiarios de la cruzada, pese a que los de mayor rezago son José María Morelos y Felipe Carrillo Puerto.

El programa beneficiará en Sinaloa, otro estado con proceso electoral, a la capital, Culiacán, y a los municipios de Guasave, Sinaloa y Ahome, con niveles de rezago entre “muy bajo” y “bajo”, y excluye, por ejemplo, a Badiraguato, el más pobre de la entidad, colocado en el lugar 431 de los 2 mil 378 municipios que hay en el país.

En Tamaulipas son tres los municipios beneficiados por la cruzada. Matamoros, Reynosa y Altamira, ubicados entre los más habitados de la entidad, pero con niveles de “muy bajo” en materia de rezago. Además, se excluyó a San Nicolás, el más pobre del estado y que ocupa el lugar 371 a escala nacional.

Tlaxcala cuenta con tres municipios beneficiados, a pesar de que su nivel de rezago es catalogado como “bajo” o “medio”, de acuerdo con las mediciones de la Conapo.

Ziltlaltépec de Trinidad Sánchez Santos, el municipio más pobre del estado, se encuentra ubicado hacia la mitad de la tabla de municipios más pobres del país.

De los 212 municipios de Veracruz, 33 están dentro de la cruzada contra el hambre, aunque solo 13 de ellos se ubican entre las mediciones de Conapo con mayor rezago en todo el país.

En el listado elaborado por el gobierno federal para recibir los beneficios de la cruzada, destacan la capital, Xalapa, y el puerto de Veracruz, que en conjunto tienen más de un millón de los poco más de 7.6 millones de habitantes de esa entidad.

Y en Zacatecas, el proyecto contempla apoyos a los municipios de Fresnillo y Pinos, aunque el más pobre de la entidad es Jiménez del Teul.

LILIANA PADILLA Y RAFAEL LÓPEZ