NOTIMEX
15 de marzo de 2016 / 06:20 p.m.

Damasco.- La guerra en Siria cumple hoy cinco años, en medio de los esfuerzos para hallar una solución pacífica al conflicto que ha dejado más de 273 mil muertos, entre ellos casi 80 mil civiles, así como 12.4 millones de refugiados y desplazados.

Entre las 273 mil 520 víctimas mortales, 79 mil 585 son civiles -13 mil 694 niños y ocho mil 823 mujeres-, según un nuevo recuento difundido este martes por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), en coincidencia con el quinto aniversario del inicio del conflicto.

En las filas gubernamentales se contabilizaron 55 mil 435 miembros de las fuerzas regulares, 38 mil 208 de las milicias progubernamentales sirias, mil 041 del grupo chiita libanés Hezbolá y tres mil 897 guerrilleros chiitas de otras nacionalidades.

Entre los grupos armados opositores, al menos 44 mil 288 combatientes de facciones rebeldes, de las Unidades de Protección del Pueblo y milicias kurdo sirias perdieron la vida, además de dos mil 574 desertores gubernamentales.

A estos fallecidos se suman 44 mil 992 milicianos extranjeros del grupo yihadista Estado Islámico (EI), el Frente al Nusra (rama de Al Qaeda en Siria) y de otras organizaciones radicales.

Apuntó que este balance no abarca los 20 mil desaparecidos en prisiones gubernamentales, ni los cinco mil civiles y rebeldes secuestrados por el EI, ni los tres mil 500 muertos cuya identidad no se ha podido esclarecer.

Tampoco figuran los seis mil desaparecidos y prisioneros de los efectivos gubernamentales en manos de sus oponentes, ni los dos mil secuestrados por las facciones armadas sirias, el EI y el Frente al Nusra acusados de colaborar con las autoridades.

El OSDH reveló que, aparte de los muertos, el conflicto sirio ha causado más de dos millones de heridos y 12.4 millones de desplazados y refugiados -7.6 desplazados dentro de Siria y 4.8 desplazados fuera del país-, en la peor crisis migratoria desde la Segunda Guerra Mundial.

Este nuevo balance del OSDH coincide con el quinto aniversario de la guerra y la segunda jornada de conversaciones de paz en Ginebra sobre el futuro de Siria, auspiciadas por las Naciones Unidas.

Los representantes de la oposición siria que participan en las negociaciones manifestaron este martes su disposición de mantener conversaciones directas con el gobierno sirio si esto aumenta las posibilidades de encontrar un arreglo político al conflicto.

Las negociaciones están centradas en la formación de un nuevo gobierno que incluya a todas las tendencias, la redacción de una nueva Constitución y la organización de elecciones presidenciales y parlamentarias.

Sin embargo, el gobierno y la oposición siguen enfrentados sobre el papel que debe tener el presidente Bashar al Assad en un proceso de transición política y sobre su presencia en un gobierno de unidad nacional.

El Alto Comité de Negociaciones (ACN) -que agrupa a los principales grupos opositores- exige la salida del poder de Al Assad antes de que se constituya dentro de seis meses, según las previsiones de Naciones Unidas, un gobierno provisional encargado de convocar elecciones libres.

Las negociaciones en Ginebra tienen lugar dos semanas después de que entró en vigor -el 27 de febrero- un cese al fuego entre el régimen sirio y los rebeldes moderados, el cual redujo la violencia pero no ha detenido los enfrentamientos.