AP
28 de marzo de 2016 / 03:50 p.m.

Tokio.- La policía japonesa detuvo el lunes a un hombre de 23 años al que se buscaba por supuestamente secuestrar a una adolescente, que escapó el día anterior tras pasar dos años cautiva en el apartamento del hombre.

La chica, que ahora tiene 15 años, escapó el domingo del apartamento del sospechoso, Kabu Terauchi, en el centro de Tokio, cuando él estaba afuera comprando. La joven llamó a su casa desde un teléfono de paga, indicó la policía. La menor había desaparecido dos años antes en su localidad, Saitama, cerca de Tokio

La joven, cuyo nombre no se hizo público por ser menor, dijo a los investigadores que había escapado después de que su captor olvidara cerrar la puerta desde fuera cuando salió el domingo para ir de compras a Akihabara, una zona conocida por las tiendas de tecnología y artículos relacionados con los cómics.

Los investigadores capturaron a Terauchi el lunes por la madrugada, cerca de un bosque al oeste de Tokio, indicó la policía de Saitama. El sospechoso sangraba del cuello por una herida autoinfligida menor. La policía tenía previsto acusarles formalmente de secuestro.

La desaparición de la niña hace dos años, cuando tenía 13 años, fue una noticia importante en Japón en su momento.

Terauchi se graduó este mes de la universidad e incluso recibió una oferta de empleo mientras supuestamente retenía a la niña encerrada en su apartamento. Tras mudarse a Tokio el mes pasado, la mantuvo encerrada en el nuevo apartamento.

secuestrador japonés
El joven recién se había graduado de su universidad. |ESPECIAL

La niña fue vista, vestida con un chándal y sandalias pese al frío, mientras utilizaba un teléfono de paga en una estación de tren del centro de Tokio. Su madre dio aviso a la policía, que registró el apartamento de Terauchi el lunes por la mañana.

La víctima dijo a la policía que había pasado la mayor parte de los últimos dos años en el apartamento de Terauchi cerca de su universidad en Chiba, antes de mudarse a Tokio el mes pasado.

Siempre estaba encerrada en el apartamento y vigilada de cerca, aunque no fue atada o encadenada. Hubo algunas ocasiones en las que salió del apartamento, pero siempre con su captor y vigilada de cerca, indicó la policía.