6 de noviembre de 2013 / 09:25 p.m.

México.- El presidente Enrique Peña Nieto anunció que el próximo año impulsará una gran reforma al agro mexicano y que para elevar la productividad y reducir la pobreza en el medio rural, se pasará de los subsidios a los incentivos productivos. Al inaugurar la 30 Asamblea General Ordinaria del Consejo Nacional Agropecuario y entregar el Premio Nacional Agroalimentario, dio a conocer siete estrategias para desarrollar el campo: respaldo a los pequeños productores y mayor disponibilidad de fertilizantes mexicanos. También prevé facilitar el uso de semillas mejoradas y asegurar la sanidad de los productos; aumentar el riego en todo el país; otorgar mayor crédito y servicios financieros; sincronizar la oferta y demanda de productos agropecuarios, así como tener un moderno marco legal para dinamizar el sector agroalimentario nacional. "Con el respaldo de los legisladores, actualizaremos y simplificaremos las leyes relacionadas con el campo y la industria agroalimentaria", subrayó. Frente a legisladores, gobernadores, productores del campo, empresarios y los titulares de las Secretarías de Hacienda, Sagarpa y Sedatu, detalló que se busca poner al día las normas y reglamentos del sector para incentivar las inversiones, generar más empleos y elevar su productividad. Por ello, anunció que el gobierno de la República está determinado a impulsar, el próximo año, una gran reforma del agro mexicano. "Y en todos los ámbitos hemos venido impulsando reformas transformadoras. Por eso, este sector, y éste es compromiso del Gobierno de la República y espero sea compartido por los otros Poderes de la Unión, particularmente el Legislativo", insistió. Ello, dijo, para acompañar este esfuerzo transformador para realmente hacer del campo, de la pesca, de la ganadería, un sector mucho más productivo y, sobre todo, que genere mayor producción, más cantidad de alimentos, "una mayor participación en el mercado nacional y, también, en los mercados internacionales". Dijo que en el campo mexicano "estamos sembrando una nueva semilla de esperanza, compromiso y trabajo corresponsable. Con la política agroalimentaria que estamos impulsando, estamos claros que todos ganan". Destacó que complementariamente, se está transformando el Procampo en el proagro productivo, que entregará apoyos diferenciados y, sobre todo, vinculados a la productividad de nuestro país. Reafirmó que como Presidente de la República, seguiré siendo un aliado de los productores y emprendedores del campo. "Con base en el diálogo y la corresponsabilidad entre el Gobierno de la República y las organizaciones campesinas de productores y, desde luego, de emprendedores, como ustedes, construiremos los acuerdos necesarios para la transformación integral del sector rural y elevar la productividad", reiteró. Agregó que "con esto incidir en la reducción de la pobreza que, lamentablemente, se vive en el medio rural, y fortalecer la seguridad alimentaria". Reiteró que su gobierno trabaja para construir juntos el nuevo rostro del campo mexicano; más justo, productivo, rentable y sustentable en beneficio de todos los mexicanos. Aseguró que se han sumado esfuerzos para que, siguiendo recomendaciones de distintos organismos internacionales, entre ellos la FAO, haya más alimentos de origen nacional en la mesa de los hogares del país y más productos agroalimentarios de México en el mundo. "Hemos puesto en marcha una política agroalimentaria nacional, cuyo principal objetivo es lograr una mayor producción de alimentos a partir de una mayor productividad. Estamos decididos a aumentar la capacidad productiva de todos los productores del campo, independientemente de su tamaño o de la región donde trabajen", sostuvo. El presidente Peña Nieto, manifestó que a fin de conciliar mayores ingresos para los productores y mejores precios para los consumidores del país, la clave está en la productividad agroalimentaria. En este sentido, detalló se han asumido dos compromisos estructurales: primero. pasar de los subsidios a los incentivos productivos. Estamos transitando de un enfoque asistencialista, a una visión moderna del campo mexicano. "Y segundo, estamos implementando políticas públicas diferenciadas, a fin de apoyar con mayor eficacia tanto a los productores de autoconsumo que laboran en la agricultura de subsistencia, como a quienes se dedican a la agricultura comercial". A partir de estos cambios de fondo, dijo que se podrán lograr metas concretas, entre otras: aumentar la participación de productos mexicanos en el consumo nacional y elevar la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto de nuestro país, agropecuario y pesquero. Además de lograr una balanza comercial agroalimentaria superavitaria hacia el final de la Administración. Notimex