30 de abril de 2013 / 01:27 a.m.

Ciudad de México • El procurador general de la República, Jesús Murillo, remitió al Senado su plan de trabajo y anunció una reestructuración a fondo de la institución, al diagnosticar que la dependencia enfrenta un “"círculo perverso"” heredado de administraciones anteriores, con una maraña de estructuras, discrecionalidad en las áreas, deficiencias y hasta relaciones clientelares de grupo que se deben modificar.

De acuerdo a Murillo, en sexenios pasados hubo desvíos y deficiencias importantes en los manuales de operación, discrecionalidad y una maraña de estructuras y relaciones intra institucionales que derivaron en un círculo perverso.

Ofreció que los cambios planteados permitirán garantizar investigaciones de calidad, siempre con apego al debido proceso y respeto a los derechos humanos.

En la exposición, el procurador ofrece al Senado que se establecerán fundamentos para garantizar el desarrollo de investigaciones criminales científicas, es decir, “que los asuntos que se consignen sean producto de investigaciones de calidad en donde las conclusiones permiten conocer en forma completa todo lo relacionado con la comisión de un delito y siempre en apego al debido proceso y el respeto a los derechos humanos.

Murillo informó a los senadores, a través de la Comisión de Justicia, que habrá unidades regionales, especialización de los ministerios públicos y se eficientarán recursos, mediante un sistema de indicadores que permita transparentar la acción, evaluar resultados y rendir cuentas del quehacer de la PGR.

Con esto, la PGR pretende reducir la impunidad, conducir la política criminal federal; recuperar el papel como defensora de los intereses de la sociedad, transformar la estructura y la cultura institucional.

Se buscará una mayor colaboración internacional en procuración de justicia y se prevén acciones de “transición” para entrar al sistema penal acusatorio.

ANGÉLICA MERCADO