MILENIO DIGITAL
17 de abril de 2017 / 03:37 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- El gobierno de Corea del Norte continuará experimentando con misiles, aseguró el viceministro de Relaciones Exteriores, Han Song-Ryol.

"Realizaremos más pruebas de misiles semanales, mensuales y anuales", comentó Song-Ryol a John Sudworth, de la BBC.

Horas antes, el vicepresidente estadunidense Mike Pence advirtió a Corea del Norte que la "era de la paciencia estratégica" de Washington con Corea del Norte había terminado.

Pence llegó a Seúl el domingo luego de que Corea del Norte realizara un fallido misil.

Las tensiones han aumentado en las últimas semanas en la península, con una retórica acalorada tanto de Corea del Norte como de Estados Unidos.

¿Cómo llegamos aquí?

El gobierno norcoreano ha acelerado sus pruebas nucleares y de misiles en los últimos años, a pesar de la condena internacional y las sanciones de la ONU.

Su objetivo es poder colocar una ojiva nuclear en un misil balístico intercontinental que pueda alcanzar objetivos en todo el mundo, incluidos Estados Unidos.

El presidente Donald Trump dijo que eso no ocurrirá y aumentó la presión enviando varios buques de guerra hacia la península.

A pesar de la tensión, se espera que Corea del Norte realice pronto una sexta prueba nuclear. El domingo Norcorea probó un misil que explotó pocos segundos después de su lanzamiento, luego de un gran desfile militar el sábado.

¿Estados Unidos atacará a Corea del Norte?

Al hablar con el presidente en funciones de Corea del Sur, Hwang Kyo-ahn, Pence dijo que Corea del Norte no debería probar al presidente Donald Trump.

"Justo en las últimas dos semanas, el mundo presenció la fuerza y la resolución de nuestro nuevo presidente en las acciones tomadas en Siria y Afganistán", dijo Pence.

"Corea del Norte haría bien en no probar su determinación o la fuerza de las fuerzas armadas de los Estados Unidos en esta región".

También reiteró el apoyo de Estados Unidos a Corea del Sur, asegurando a su anfitrión: "Estamos contigo al 100 por ciento".

En marzo, el secretario de Estado estadunidense Rex Tillerson advirtió que la acción militar preventiva estaba "sobre la mesa".

Estados Unidos también trabajando con China, principal aliado de Corea del Norte, para presionar al gobierno para que detenga las pruebas nucleares y de misiles.

Stephen Evans, de la BBC en Seúl, dijo que la política de EU parece persuadir al gobierno chino de que contenga Corea del Norte, manteniendo la presión económica y militar.

¿Qué comenta Corea del Norte?

El vicecanciller Hang Song-Ryol que norcorea creía que sus armas nucleares "la protegían" de la amenaza de una acción militar estadunidense.

"Si Estados Unidos es lo suficientemente imprudente como para usar medios militares, significaría desde ese mismo día una guerra total", dijo.

En una conferencia de prensa en la ONU el lunes, el representante permanente de Corea del Norte, el embajador Kim In-ryong, condenó los ataques de misiles estadunidenses en Siria, que apuntaban a una base aérea tras un presunto ataque químico por parte del gobierno.

Agregó que Estados Unidos "está perturbando la paz y la estabilidad global e insistiendo en la lógica gangsterista de que su invasión es decisiva y justa contribuyendo así a defender el orden internacional".

¿Qué tan avanzado es el programa nuclear de Corea del Norte y qué hay de otras potencias mundiales?

El gobierno chino ha reiterado su llamado a norcorea para que detener sus pruebas y buscar una solución pacífica.

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Lu Kang, dijo en Beijing que la península coreana era "altamente sensible, complicada y de alto riesgo" y que todas las partes deben "evitar acciones provocativas que terminen con alguna acción militar”.

El domingo, el teniente general HR McMaster, el principal asesor de seguridad de Estados Unidos, dijo que su país estaba trabajando en una "gama de opciones" con China, la primera confirmación de que los dos países estaban cooperando para encontrar una solución a la cuestión norcoreana.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, dijo que Moscú no tolerará las "aventuras de misiles de Pyongyang", pero un uso unilateral del poder por parte de Estados Unidos sería "un curso muy arriesgado".