NOTIMEX
24 de agosto de 2013 / 08:57 p.m.

Ciudad de México • El Partido de la Revolución Democrática afirmó que el Gobierno del Distrito Federal no caerá en el error de reprimir al movimiento de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y reconoció su impulso al diálogo con los maestros inconformes.

 

El dirigente nacional perredista, Jesús Zambrano Grijalva, destacó la propuesta al diálogo del jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF), Miguel Ángel Mancera Espinosa, como la mejor vía para atenderlos y resaltó que también debe haber reciprocidad del magisterio.

 

"Se quedarán con las ganas quienes quieren que un gobierno de izquierda, como el de la Ciudad de México, sea represor de movimientos sociales", aseguró.

 

Además, convocó al movimiento magisterial a sumarse a una reforma educativa profunda que garantice sus derechos laborales y permita formar mejores estudiantes en bien de México.

 

Agregó que la crisis del movimiento magisterial fue heredada por los gobiernos del PRI y las dos administraciones del PAN, por lo que ahora no deben exigir que se use la "política del garrote" para acallar a manifestantes.

 

El máximo líder del Partido de la Revolución Democrática (PRD) añadió que los gobiernos de izquierda no cederán ante las presiones de sectores interesados en usar la represión contra los maestros.

 

Zambrano Grijalva llamó a la CNTE a que en la exigencia de sus demandas no lesionen los intereses y sano desarrollo de las actividades de los habitantes de la Ciudad de México, ya que lejos de sumar simpatías generan descontento y bloquean muchas actividades.

 

Reiteró el llamado al magisterio para que se sume al diálogo y a través de esa vía participe en la construcción de una revolución educativa que le sirva al país.

 

El PRD nunca apostó a que el sistema de evaluación de la reforma educativa sea el mecanismo para despedir a maestros, sino que éste sirva para su profesionalización que permita elevar el nivel educativo en el país, enfatizó.