18 de febrero de 2013 / 01:09 a.m.

Ciudad de México • El coordinador perredista en el Senado, Miguel Barbosa, ratificó que su bancada presentará esta semana el proyecto del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad para reformar la Ley de Víctimas, como iniciativa propia, aunque dijo que una vez ingresado a comisiones se le podrían hacer ajustes y modificaciones.

En ese sentido, consideró que el Congreso debe actuar con mucha sensibilidad en las modificaciones que se hagan a la recién promulgada Ley General de Víctimas, al pronunciarse a favor de atender “de maneara prioritaria” los planteamientos del movimiento que encabeza el poeta Javier Sicilia.

“Para el PRD no es nuevo acompañar al movimiento de Javier Sicilia, sino que forma parte de nuestra línea política”, refirió el legislador.

Al abundar que esta posición no implica renunciar al derecho de proponer modificaciones al proyecto una vez que se establezca el debate.

Señaló que una vez conocidas las propuestas para modificar este ley, “los senadores del PRD, como lo hemos hecho en otras ocasiones, atenderemos las voces que expresen diversos puntos de vista y actuaremos con responsabilidad y sensibilidad”.

Barbosa Huerta aseguró que para el Grupo Parlamentario del PRD es prioridad la atención a las vÍctimas, “por lo cual en el proceso de reforma a la ley en esta materia apoyaremos los cambios que posibiliten su aplicación”.

Dijo que el Congreso tiene un compromiso que saldar con las personas que han sufrido los daños causados por la delincuencia y el crimen organizado, que en los últimos seis años “aumentó a niveles inimaginables y la respuesta del gobierno fue ineficaz”.

En su opinión, la Ley General de Víctimas contiene elementos positivos porque se establece un catálogo de derechos reconocidos a las víctimas y se incorporan medidas para restablecer el ejercicio pleno de sus derechos, como el recibir ayuda, asistencia y atención para ellas y sus familiares, por parte del Estado.

Asimismo, se les reconoce el derecho a ser tratadas con humanidad y respeto a su dignidad; a conocer la verdad sobre el delito que han sufrido, así como a la impartición de justicia y a la reparación del daño.

ANGÉLICA MERCADO