26 de noviembre de 2013 / 09:39 p.m.

México.- El Pleno del Senado aprobó la Reforma Financiera, que plantea un cambio integral en el Sistema Financiero Mexicano, con un mejor acceso al crédito, fortalecimiento de la Condusef, así como el Banco de México regulará las comisiones que cobran los bancos y las tasas de interés que rigen los créditos. Durante la sesión ordinaria se avaló con 90 votos a favor del PRI y del PAN y 24 en contra de las bancadas del PRD y PT, así como una abstención. Además se anunciaron 147 reservas para la discusión en lo particular. La reforma presentada por el Ejecutivo federal y que fue previamente avalada por la Cámara de Diputados, contempla la modificación de 34 leyes, así como expide la nueva Ley que Regula a las Instituciones Financieras. Al presentar ante el Pleno el dictamen de la Reforma Financiera, el senador José Francisco Yunes Zorrilla destacó las bondades que esta iniciativa traerá a los mexicanos, porque se busca construir un marco jurídico moderno, para que la banca de desarrollo propicie el crecimiento del sector financiero. En tribuna, el también presidente de la Comisión de Hacienda explicó que las reformas propuestas pretenden dar mayor flexibilidad a la banca de desarrollo en su operación, maximizando los beneficios de los préstamos que realice y fomentando el crédito privado, a fin de contribuir al desarrollo del país. El legislador del Partido Revolucionario Institucional dijo que con esta reforma se facilita que los usuarios puedan cambiar de banco y se prohíben las ventas atadas o condicionadas, fomentando una mayor competencia en el sector y da transparencia de garantías crediticias, incrementando la competencia entre instituciones. Por su parte, la senadora del PRD, Dolores Padierna, expuso que la Reforma Financiera "criminaliza" a los deudores, se propone fortalecer de manera sustantiva la protección de los acreedores bancarios y tenedores de bancos en los concursos mercantiles. "Los bancos se verían favorecidos con la ejecución rápida de las garantías poniendo en total desventaja al deudor, se acude incluso a la retención de sus bienes y de arraigar a la persona sin mediar un juicio, tan sólo con la orden de un banquero ya no de un juez. Se sanciona severamente al deudor, pero no hay sanciones a accionistas y directivos bancarios que causen crisis financieras". Al argumentar el voto en contra del PRD, aseguró que dicha reforma revive el marco normativo para preparar nuevos rescates de las instituciones financieras, bancos, casas de bolsa y grandes empresas con recursos públicos, simular a lo que ocurrió con el llamado Fobaproa. Carlos Mendoza Davis, a nombre del PAN, expuso que esta reforma representa la suma de modificaciones necesarias y útiles, "pero de eso a que sea la reforma financiera de gran calado que requiere el país hay un abismo de diferencia. No lo es todo, no es suficiente para lo que México necesita". "Certificamos sus bondades pero a su vez somos muy concientes de sus carencias, votamos a favor como lo haremos siempre que las iniciativas beneficien a México, pero alertamos también las asignaturas pendientes", dijo en tribuna. De acuerdo con el dictamen a la iniciativa del Ejecutivo federal, la cual fue previamente aprobada por la Cámara de Diputados que le realizó más de 500 modificaciones, se busca fortalecer las funciones de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), cuyas determinaciones serán obligatorias para las instituciones crediticias.

Notimex