AP
29 de abril de 2017 / 08:01 a.m.

BRUSELAS.- Los gobernantes europeos han aprobado por unanimidad las directrices que regirán las negociaciones con Gran Bretaña para su salida del bloque, dijo el sábado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Tusk tuiteó: “directrices aprobadas unánimemente. Mandato político firme y justo de UE 27 para conversaciones de Brexit está preparado”.

Se prevé que las negociaciones comenzarán después de las elecciones generales británicas del 8 de junio.

Horas antes, Tusk dijo que Gran Bretaña enfrentará un bloque unido de 27 países en sus negociaciones de separación. Cualquier exigencia de la primera ministra británica, Theresa May, se gestionará “con firmeza”, añadió.

May activó el pasado 29 de marzo el proceso de salida, que se extenderá dos años.

Tusk insistió en que no puede haber negociaciones sobre una relación futura entre Londres y el bloque hasta que haya acuerdo suficiente en asuntos como cuánto dinero debe Gran Bretaña al bloque, y reiteró que el bienestar de ciudadanos y familias que viven en territorio del otro bando será la prioridad cuando comiencen las conversaciones.

Todas las partes “necesitan garantías firmes para todos los ciudadanos y sus familias que se verán afectados por el Brexit a ambos lados. Esa debe ser la prioridad número 1”, dijo Tusk.
“Nuestra unidad también va en interés de Gran Bretaña”, dijo.

“Siento un firme apoyo de todas las instituciones de la UE, incluido el Parlamento Europeo, así como de todos los 27 estados miembros. Sé que esto es algo único y confío en que no cambiará”.

En los últimos años, el bloque ha sufrido frecuentes y agrias divisiones por cuestiones como la crisis financiera y cómo gestionar la llegada de cientos de miles de inmigrantes.
Estaba previsto que los mandatarios reconocerán en su cumbre que Irlanda del Norte podría unirse al bloque en el futuro si su población vota a favor de reunificarse con Irlanda, miembro de la UE.

Dos funcionarios europeos indicaron que era probable que se incluyera una declaración al respecto a los documentos de la cumbre, que se celebrará sin May. Los funcionarios pidieron no ser identificados porque la reunión aún se estaba preparando.
Las relaciones futuras entre Irlanda y Gran Bretaña, lo que incluye la forma que tomaría la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte cuando Gran Bretaña abandone el bloque, se han planteado como un problema clave a abordar en las negociaciones del Brexit.