ISRAEL NAVARRO
10 de agosto de 2013 / 08:15 p.m.

Ciudad de México • En menos de dos horas y entre protestas de panistas que acusaban a la dirigencia nacional de simulación, la Asamblea Nacional del PAN aprobó su reforma estatutaria, con lo que en adelante, elegirá a su presidente con el voto de la militancia.

Entre empujones y el grito de ¡fraude!, y ¡Fuera Madero!, un grupo de panista irrumpió en la mesa que conducía los debates para demandar la reposición de la votación del proyecto de armonización por cédula.

Los inconformes argumentaban que una mayoría se manifestó por el "no", al considerar una simulación del Comité Ejecutivo Nacional.

La senadora Gabriela Cuevas, inconforme con el procedimiento de votación, intentó subir al estrado pero personal de Gustavo Madero se lo impidió entre manoteos y empujones.

En posterior entrevista responsabilizó a elementos de seguridad de la Arena Ciudad de México de golpearla e impedirle el paso y denunció que "eso nunca antes había ocurrido en una Asamblea del PAN".

El senador Javier Corral responsabilizó a un "grupo porril" encabezado por Jorge Manzanera, vinculado al ex presidente Felipe Calderón, de intentar reventar la Asamblea.

"Trabajaron para que no hubiera quórum, fracasaron en ese intento y luego buscaron que no se aprobara la reforma, también fracasaron".

Admitió que el conflicto fue provocado por Marko Cortés, quien conducía la mesa de debates, por apresurarse a declarar el sí en la aprobación del proyecto de armonización.

"Yo no creo que haya simulación. La reforma del 16 de marzo no es la que hoy votamos, pero hay que hacernos cargo de algo que ocurrió en esa Asamblea, se introdujo una contradicción y hoy el proceso de armonización evita la contradicción y mantiene el avance".

Corral fue quien impulsó la reforma que permitirá a los panistas elegir a su presidente y no mediante el Consejo Nacional.