NOTIMEX
6 de septiembre de 2015 / 01:14 p.m.

Saná.- La coalición árabe intensificó hoy sus bombardeos contra objetivos de las milicias chiítas houthi en el norte de esta capital, en represalia a la muerte de 60 de sus soldados en un ataque con misiles en el oriente de Yemen el viernes pasado.

Aviones militares de la coalición, liderada por Arabia Saudita, atacó entre otros objetivos rebeldes del norte de Saná uno de los mayores depósitos de armas en el distrito de Maarib, según un reporte de la cadena árabe Al Arabiya.

La alianza también bombardeó varias objetivos rebeldes en otras partes de la capital yemenita, entre ellas las colinas Nahdain y el vecino complejo presidencial Fajj Attan, al sur de Saná, denunciaron residentes, sin precisar si hubo víctimas.

Los ataques se produjeron después de que la coalición anunció que llevaría a cabo su "más pesada" campaña aérea contra las milicias houthi, a raíz de la reciente muerte de 60 de sus soldados, 45 de los Emiratos Árabes Unidos, 10 de Arabia Saudita y cinco más de Bahrein.

Los militares fallecieron el viernes pasado, cuando los rebeldes dispararon un misil contra una tienda de armas en un campamento militar en la oriental provincia yemenita de Maarib, provocando una serie de explosiones.

La milicia chiíta houthi indicó que utilizó un misil tochka para atacar el campamento de Maarib como "venganza" a los seis meses de ataques aéreos mortales lanzados por la coalición árabe, con el fin de restaurar el orden.

Desde el pasado 26 de marzo, una coalición de nueve países árabes, liderada por Arabia Saudita, ha bombardeado a las milicias y a las fuerzas aliadas al depuesto líder Ali Abdullah Saleh, en un intento por restablecer al presidente Abd Rabbah Mansur Hadi en el poder.

La República de Yemen ha permanecido sumergida en el caos desde hace casi un año, cuando rebeldes houthi invadieron Saná, obligando al presidente Hadi a refugiarse en la portuaria ciudad de Aden, a fines de marzo pasado, cuando ante el avance rebelde huyó a Arabia Saudita.

Según estimaciones de las Naciones Unidas (ONU), al menos cuatro mil 500 personas han muerto en Yemen desde que comenzó el conflicto armado, mientras que 21 millones están en necesidad de ayuda humanitaria urgente.