23 de diciembre de 2014 / 02:22 a.m.

Phoenix.- Cientos de jóvenes indocumentados, la mayoría mexicanos, iniciaron hoy la solicitud de licencias de conducir en las oficinas de transporte de Arizona, luego que la Suprema Corte de Justicia estadunidense rechazó posponer la medida.

La Suprema Corte rechazó la semana pasada una petición de la gobernadora de Arizona, Jean Brewer, para que se postergara la entrada en vigor de un dictamen judicial que ordena emitir licencias de conducir a los jóvenes, conocidos como "dreamers" o "soñadores".

Los "soñadores" son jóvenes beneficiarios del Programa federal de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA), aprobado por orden ejecutiva del presidente Barack Obama en 2012.

Cientos de jóvenes acudieron a las oficinas de administración de servicios para autos y conductores de Arizona. Se estima que unos 22 mil serían elegibles para recibir licencias, que no sólo permiten conducir sino sirven como documentos de identidad.

En este marco, el consulado de México en Phoenix recomendó a la comunidad que obtenga información de fuentes oficiales y extreme precauciones para evitar abusos o defraudación.

"Los consulados en Arizona darán seguimiento a la implementación de esta orden y distribuirán información útil a la comunidad mexicana", señaló.

El consulado pidió a los mexicanos contactar al Centro de Información y Asistencia a Mexicanos (CIAM) (1-855-463-6395) que opera todos los días de 06:00 a 22:00 horas, a fin de obtener orientación precisa.

Asimismo, señaló que la red consular mexicana en Arizona continuará ofreciendo protección y asistencia consular a los mexicanos que lo requieran, sin importar su condición migratoria.

La semana pasada, el juez Anthony Kennedy, de la Suprema Corte, negó la petición de la gobernadora Brewer de posponer la entrada en vigor de un fallo de la Corte Federal de Apelaciones del Noveno Distrito en San Francisco, en favor de los "dreamers".

En noviembre de 2012, la coalición Arizona Dream Act y grupos defensores de los derechos civiles y de los inmigrantes interpusieron una demanda generalizada, para frenar una orden ejecutiva de la gobernadora que restringía el otorgamiento de licencias de conducir.

Los proinmigrantes solicitaron desechar la orden de Brewer, luego que el gobierno federal implementó el programa DACA.

Bajo las leyes de Arizona, cualquier persona con estatus migratorio legal puede obtener una licencia de conducir.

Varios estados comenzaron a emitir licencias de conducir a los jóvenes beneficiados por el DACA, pero en Arizona la gobernadora republicana Brewer ordenó bloquearlo.

Tras recibir un fallo adverso, Brewer apeló ante la Corte Federal de Apelaciones, que también dictaminó en su contra, y recurrió a la Suprema Corte de Justicia, que volvió a negar su petición.

FOTO Y TEXTO: NOTIMEX