NOTIMEX
13 de mayo de 2016 / 07:35 p.m.

Washigton.- Los aspirantes presidenciales Hillary Clinton y Bernie Sanders, así como legisladores demócratas arremetieron hoy contra la decisión de la administración del presidente estadunidense Barack Obama de llevar a cabo nuevas redadas migratorias contra familias centroamericanas.

"Estoy en contra de las redadas a gran escala que separan a familias y que siembran temor en nuestras comunidades. Estoy muy preocupada por las recientes noticias sobre este tema y considero que no deberíamos sacar a niños y a sus familias de sus hogares en medio de la noche.”, dijo Clinton.

La Casa Blanca confirmó reportes de la prensa respecto a que se efectuarán redadas en mayo y junio, y justificó su realización bajo el argumento de que fueron padres de familia e hijos que ingresaron de manera ilegal al país.

“Me opongo al penoso e inhumano asunto de encerrar y deportar a familias que han escapado de la horrenda violencia en América Central y otros países. Repatriarlos al riesgo de sus países es un error”, señaló el senador Sanders.

Se trata de las primeras redadas migratorias del año electoral, luego que en 2015 la administración Obama fue objeto de duras críticas por acciones similares en Texas y Georgia, entre otras entidades.

"El Grupo Legislativo Hispano denuncia la separación de madres e hijos que huyen de las violaciones, la violencia e incluso de la muerte en Centroamérica”, señaló la presidenta del grupo, la mexicoestadunidense Linda Sánchez.

Las redadas tienen lugar en momentos que la comunidad de inmigrantes de Estados Unidos ha sido centro de ataques en las campañas presidenciales, en particular por el aspirante presidencial republicano Donald Trump.

“Esta es una crisis humanitaria sin precedentes. Nuestra nación debe hacer más para ayudar a las mujeres y niños de Centroamérica, y a otras poblaciones vulnerables a huir de la violencia”, señaló el demócrata de California, Xavier Becerra.

El también demócrata Luis Gutiérrez, uno de los principales promotores de la reforma migratoria, calificó las redadas como una estrategia “errónea”.

“Necesitamos un enfoque regional, hemisférico a la crisis de refugiados de Centroamérica, no redadas”, subrayó.