AP
16 de abril de 2015 / 06:42 p.m.

Madrid.- Inspectores de la Agencia Tributaria española registraron el jueves el domicilio del ex vicepresidente y ex director gerente del FMI Rodrigo Rato, en el más reciente de una serie de escándalos de corrupción que afectan al gobernante Partido Popular (PP).

El registro se realizó por orden judicial a petición de la Fiscalía, dijo el Tribunal Superior de Madrid en un comunicado. La causa fue declarada secreta y no se reveló el delito que se investiga ni la documentación que los agentes buscaban en su vivienda, en el centro de la capital española. La prensa local informó de un presunto blanqueo de capitales. 

El ex directivo del FMI declinó hacer declaraciones.

Rato llegó a ser una figura prominente del conservador Partido Popular. Fue vicepresidente económico de los gobiernos de José María Aznar (1996-2004) y director gerente del Fondo Monetario Internacional entre 2004 y 2007.

El caso se suma a una larga lista de escándalos de corrupción que sacuden al partido de gobierno. La justicia consideró acreditado recientemente que los "populares" manejaron una contabilidad bajo la mesa durante casi 20 años y propuso abrir juicio por delitos de fraude fiscal contra seis personas, entre ellos tres ex altos cargos del partido.

Además de los problemas con Hacienda, Rato está siendo investigado por presuntas irregularidades en la salida a Bolsa de la entidad financiera Bankia en 2011. Rato presidió Bankia, un banco nacido de una complicada fusión de cajas de ahorro, entre 2010 y 2012.

Rodrigo Rato
Rato se vio vinculado con unas "tarjetas negras", esto se trata de un gasto de 18,6 millones de dólares. | FOTO: AP

La entidad tuvo que ser nacionalizada por el riesgo de quiebra en 2012. El agujero de Bankia superaba los 20 mil millones de dólares y algunos expertos culparon a Ratopor su gestión.

El nombre de Rato también aparece vinculado al caso de las llamadas "tarjetas negras", que investigan los tribunales. Se trata de un gasto de 18,6 millones de dólares en ocio, compras personales y artículos de lujo que realizaron directivos de Bankia con tarjetas de crédito no declaradas a Hacienda. El sistema operaba con normalidad meses antes de que la entidad fuera nacionalizada.