9 de junio de 2014 / 02:31 a.m.

México.- Alexander Selvik Wengshoel es un artista noruego de 25 años que nació con una cadera deforme y ha pasado la mayor parte de su vida con dolor, una silla de ruedas, horas de morfina, y un sinfín de cirugías.

Hace cuatro años le ofrecieron un remplazo de metal y aceptó bajo la condición de que los doctores lo dejaran grabar la operación y quedarse con su antigua cadera.

El artista filmó la operación donde remplazaron el hueso de su cadera con una prótesis de metal y exhibió todo, incluso su cena caníbal, como parte de su proyecto final para graduarse de la Tromso Academy of Art.

Alexander cuenta que tuvo que convencer a los médicos de que le dejaran utilizar sus huesos en el proyecto de arte.

"Tenía que hervir la carne para llegar al hueso y cuando empecé a raspar la carne, tomé un pedacito y pensé 'por qué no hacerlo', no todos los días voy a disponer de un pedazo de carne humana y es la mía, me la puedo comer", relató.

Entonces Alexander tomó el cacho de carne humana y se lo comió. Tras degustar su propia carne, Alexander se sorprendió de lo rico que "sabía" el mismo. "Sabía como a oveja salvaje", describió el artista.

Por su "sabroso" proyecto de arte, Alexander recibió críticas variadas, hubo quien lo encontró interesante, a otros simplemente no les pareció arte, unos más sintieron asco y para otros más, todo fue una broma.

FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL