12 de junio de 2013 / 12:53 p.m.

 

 

Tabasco  • Xavier Olea, abogado del ex secretario de Finanzas de Tabasco, José Manuel Saiz, aseguró que una vez que concluya el proceso del presunto desfalco a la entidad el gran perdedor será el gobernador Arturo Núñez.

En entrevista con MILENIO, rechazó que su cliente tenga algún vínculo con la recién aprehendida Esperanza Mayo Martínez, ex jefa de caja de la dependencia que encabezó su defendido.

El litigante indicó que la Secretaría de Finanzas local es muy grande, con una gran cantidad de trabajadores, por lo tanto Saiz no la reconoce. Además, negó la posibilidad de representarla. “Mi cliente no la conoce ni la ubica.”

Olea aseguró que el caso del presunto desvió de recursos en Tabasco durante la gestión de Andrés Granier, nunca ha estado en las manos del actual gobernador, porque “los pingüinos no tienen manos”.

Advirtió que una vez que concluya el proceso jurídico el gran perdedor será el actual mandatario.

—Una vez que la PGJ de Tabasco decidió dejar libre a su cliente, ¿considera que al gobernador Núñez se le está saliendo de las manos el asunto?

—Siempre ha estado fuera de sus manos, los pingüinos no tienen manos.

—¿Cree que al final del proceso él será el gran perdedor?

—Creo que Arturo Núñez a la corta, a la muy corta o a la larga no va a salir beneficiado, será el gran perdedor.

Olea consideró que las pruebas que presentaron las autoridades locales contra su cliente por el presunto desvío de mil 900 millones de pesos y el decomiso de 88.5 millones de pesos en una propiedad relacionada con la secretaria particular de Saiz, Marlis Cupil, son endebles. La tarde de este martes presentó ante el juez segundo de distrito un alegato en el que asevera la “inexistencia” de los delitos que le imputan al ex funcionario.

“Las pruebas son simples conjeturas que no llegan a indicios. Y hoy (ayer) presentamos un alegato y pruebas documentales en las que van a devenir dudas que, espero, la juez valore oportunamente y sigamos adelante”, refirió.

Confió en que el juez que analice el caso valore con prontitud y objetividad las pruebas “muy sustentables” que presentará, aunque no descartó interponer un amparo o una apelación.

Israel Navarro y Antonio Villegas