AP
19 de octubre de 2015 / 08:31 a.m.

Filipinas.-  Ejército, policía y voluntarios civiles lucharon este lunes para rescatar a cientos de residentes atrapados en sus casas anegadas y en tejados en una provincia del norte de Filipinas afectada por el tifón Koppu, que avanzaba lentamente, tras dejar al menos 11 muertos y obligando a más de 65 mil residentes abandonar sus viviendas.

El tifón tocó tierra en la provincia nororiental de Aurora en la madrugada del domingo acompañado de fuertes vientos y lluvias. Nueve provincias quedaron sin electricidad.

Una vez que tocó tierra y para el lunes al mediodía, Koppu se había debilitado a tormenta tropical y se encontraba sobre la provincial de Ilocos Norte con vientos de 105 kilómetros (65 millas) por hora y rachas de hasta 135 kph (84 mph). Varias de las provincias afectadas, como Nueva Ecija, se vieron anegadas por inundaciones repentinas que elevaron el caudal de los ríos y cayeron en cascada por las montañas, atrapando a residentes en sus viviendas y tejados, dijo Nigel Lontoc de la Oficina de Defensa Civil.

"Hubo varias personas que necesitaron ser rescatadas de los tejados de sus casas", dijo a The Associated Press Henry Velarde, vice alcalde de Nueva Ecija. Vía telefónica el lunes, agregó que un 80% de las 27 villas en su pueblo agrícola habitado por más de 45.000 personas quedaron inundados.

Los vientos de Koppu derribaron árboles y postes eléctricos, dejando nueve provincias sin suministro eléctrico. Las autoridades suspendieron decenas de vuelos y travesías por mar y muchas ciudades cancelaron las clases el lunes.