5 de marzo de 2013 / 02:19 p.m.

Sin recurrir a anuncios sobre capturas de capos ni a exhibiciones públicas de presuntos delincuentes en hangares habilitados como sets, el viraje de la política de seguridad del presidente Enrique Peña Nieto ha permitido superar en sus primeros 100 días los golpes contra la delincuencia que hubo en el mismo periodo del gobierno anterior.

Manuel Mondragón y Kalb, comisionado Nacional de Seguridad Pública, destaca que la nueva estrategia, basada en la coordinación y no en la “competición” entre las secretarías de Gobernación, de Defensa y de Marina, así como la Policía Federal y la PGR, permitió incrementar cuatro veces los decomisos de droga, reducir los homicidios y bajar los secuestros entre 12 y 13 por ciento.

Admite que es el comienzo y señala que la prioridad en el rubro de seguridad es proteger a la ciudadanía, reducir la violencia y la incidencia delictiva, así como garantizar el respeto a los derechos humanos, mediante una estrategia “discreta, sin apologías”, pero efectiva, “sin andar en las vitrinas”.

Considera trascendental que los resultados positivos impacten en la percepción de la gente que debe saber que se ataca con inteligencia y coordinación a todos los grupos del crimen organizado; promete ir a fondo contra la corrupción, además de heredar una Gendarmería Nacional con 30 mil o 40 mil elementos con mando civil, que a largo plazo podrán sustituir el auxilio de las fuerzas armadas en materia de seguridad.

Mondragón y Kalb recibe a MILENIO en su oficina, donde en un espacio personal sobresale una fotografía en la que aparece flanqueado por el Presidente y el jefe de Gobierno del DF, Miguel Angel Mancera.

—Su compromiso es transformar a la Policía Federal en una de las mejores del mundo, una promesa que se ha hecho en otros sexenios.

—No me voy a comparar con nadie. Hace cinco años me comprometí a que la policía del DF, con 80 mil policías, se convirtiera en la mejor del país y casi lo logramos. Con la Policía Federal voy a actuar con resultados, no con dichos; se debe mejorar su eficiencia y capacitación. Tolerancia cero a la corrupción, ya quité a 30 por ciento de los coordinadores estatales, no necesariamente porque hubieran sido corruptos, sino porque no cumplieron con el perfil.

—Su primer círculo de colaboradores dependerá de los resultados, ¿nadie está seguro?

—La seguridad existe, no los invité a trabajar por amistad, yo no invito a mis cuates, sino a quienes demuestran que en sus funciones son los mejores, tienen buenos antecedentes y resultados en eficiencia, lealtad y probidad.

—El Presidente declaró que no hay intocables...

—Yo pasé por las pruebas de control de confianza con todas las de la ley, y empezando por mí, uno tiene que dar el ejemplo.

— Cada administración impuso un sello en sus estrategias anticrimen, ahora se habla de un viraje…

—Sí hay un viraje muy importante que significa la completa y oportuna coordinación con todas las dependencias de seguridad. El secretario de Gobernación, como jefe del gabinete, es quien coordina todo, pero participan Sedena, Marina, PGR y la PF.

—Ya no hay presentaciones espectaculares de sospechosos, ¿esto continuará así?

—Así debe ser. Son instrucciones superiores, porque no nos lleva a nada, quizá llevaba a una competición entre instituciones; se trata de que cumplamos con nuestro deber, no andamos en las vitrinas con eso, compitiéndonos entre nosotros a ver quién detiene más y quién hace más aseguramientos.

"“Cuando lo hacemos se informa de una manera adecuada, discreta, sin hacer grandes apologías al respecto, queremos, y esa la instrucción, hacer nuestro trabajo con base en resultados, que éstos hablen por sí mismos.”"

—No hay presentaciones, pero el crimen sigue operando, no desapareció por cuestión mediática.

—La institución está trabajando en coordinación, mejorando la policía, los sistemas de inteligencia, la investigación y la policía científica, poniendo orden en la policía que no cumple, con respeto irrestricto a los derechos humanos.

—¿El general Óscar Naranjo participó en el cambio de estrategia?

—Es mi amigo desde que estaba en la SSP del DF, tuve excelente vinculación con él, ha estado aquí, lo he visto como un extraordinario asesor nuestro y le tenemos un profundo respeto y gran afecto.

 — IGNACIO ALZAGA