NOTIMEX
11 de enero de 2016 / 05:38 p.m.

México.- Luego de que Corea del Norte anunciara el 6 de enero que realizó una prueba con una bomba de hidrógeno las alertas se encendieron en el mundo; sin embargo, hay diferencias importantes con la bomba atómica que se usó en Hiroshima y Nagasaki.

Las bombas de hidrógeno liberan mayor cantidad de energía que las bombas atómicas, por lo que son más destructivas, señaló la directora del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ), Lydia Concepción Paredes Gutiérrez.

Una bomba de hidrógeno puede liberar 10 a 20 megatones de energía, es decir, mil o dos mil veces más que la generada por las bombas de Hiroshima y Nagasaki, que fueron de 13 kilotones, explicó en entrevista la funcionaria.

Un kilotón de energía equivale a mil toneladas de explosivo, cifra superior a la que se necesitaría para derrumbar un complejo habitacional similar al de Tlatelolco, donde podrían usarse alrededor de tres toneladas de explosivos.

“La gran diferencia entre ambas armas nucleares radica en la forma en cómo liberan su energía, pues una bomba atómica utiliza el fenómeno llamado fisión para liberar energía”, detalló Paredes Gutiérrez.

Esta característica de las bombas atómicas consiste en romper los átomos para liberar energía y usar como combustible el uranio y el plutonio.

Mientras que las bombas de hidrógeno, que tienen como origen conceptual el proceso de liberación de energía del Sol, contienen dos bombas en una, ya que utilizan los fenómenos de fisión y fusión nuclear.

Las bombas de hidrógeno incluyen también una pequeña bomba de fisión que hace que el uranio inicie su detonación generando energía suficiente para incrementar la temperatura y así propiciar que los átomos de hidrógeno se fusionen y liberen una mayor cantidad de energía.