14 de abril de 2014 / 12:14 a.m.

Los cadáveres hallados en el autobús quedaron carbonizados por completo.

California.- Investigadores federales no han hallado evidencia que confirme la versión de un testigo que afirmó que un camión de FedEx estaba en llamas antes de estrellarse contra un autobús de estudiantes de secundaria en el norte de California, lo que derivó en la muerte de 10 de ellos, se informó el domingo.

Mark Rosekind, de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB por sus siglas en inglés) indicó que los investigadores no descartan que hubo un incendio antes del choque, pero un experto en incendios no halló evidencia de que hubiera llamas cuando el camión cruzó el separador central, chocó de refilón con un Nissan Altima y se estrelló contra el autobús.

"Todo esto es preliminar y se basa en la información sobre los hechos", dijo Rosekind en una conferencia de prensa. "No descartamos nada", agregó.

El vehículo transportaba a 44 estudiantes en una visita gratuita al campus de la Universidad Humboldt State. Muchos de ellos deseaban ser los primeros miembros de su familia en asistir a la universidad. Cinco estudiantes, tres chaperones adultos y los dos conductores murieron, mientras que decenas sufrieron heridas en el choque del jueves en Orland, una pequeña ciudad situada a 161 kilómetros al norte de Sacramento.

Bonnie Duran, que conducía el Altima y sobrevivió con heridas ligeras, les dijo el sábado a los investigadores y periodistas que había visto llamas que salían de la cabina del camión al aproximarse a su automóvil. El autobús quedó destruido y el camión quedó reducido a fierros retorcidos después de una explosión, lo que dificulta a los investigadores seguir la pista del inicio del fuego.

Los cadáveres hallados en el autobús quedaron carbonizados por completo.

Rosekind señaló que una prueba de sangre del conductor del camión de FedEx podría indicar si inhaló humo antes de morir. El conductor fue identificado como Tim Evans, de 32 años, de Elk Grove, California.

AP