REDACCIÓN
21 de enero de 2015 / 10:09 p.m.

Un grupo llamado yihadista del Estado Islámico, protagonizó un fuerte episodio sangriento, debido a que ejecutaron a trece niños en la ciudad de Iraquí de Mosul.

Los chicos fueron sorprendidos cuando estaban viendo el partido perteneciente a la Copa de Asia entre las selecciones de Irak y Jordania que se jugó en Brisbane, Australia.

Los menores fueron rodeados y ejecutados públicamente por un pelotón de fusilamiento armado con ametralladora, según la web opositora Raqqa Masacarada Silenciosamente (Raqqa is Being Slaughtered Silently).

"Los cuerpos quedaron tirados al aire libre y sus padres no pudieron llevárselos por temor a ser asesinados por los terroristas", informó dicho grupo activista.

Los yihadistas mencionaron que los asesinaron debido a que violaron una ley islámica.

El futbol ha tenido tragedias, pero sin duda alguna esta ha sido una de las más lamentables que puede existir en este deporte.