REUTERS
23 de noviembre de 2017 / 06:22 p.m.

BRUSELAS.- Cuando Theresa May visite Bruselas el viernes, los negociadores de la Unión Europea buscarán atentamente indicios que muestren que la primera ministra británica está dispuesta a mejorar su oferta en aras de garantizar un acuerdo sobre el Brexit en diciembre, aunque esto le cueste popularidad en Reino Unido.

Representantes y diplomáticos del resto de los 27 países de la Unión Europea (UE) esperan que May aproveche una cumbre con algunos países de la desaparecida Unión Soviética, entre siete y 10 días después de su reunión con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, para ofrecer tres condiciones clave para el Brexit.

Con esta nueva oferta, sus pares europeos podrían pasar a una nueva fase de negociaciones cuando se reúnan el 14 y el 15 de diciembre.

"No sé qué margen de maniobra tiene May, pero lo que puedo percibir es una voluntad de acción", dijo a Reuters un alto cargo de la UE.

Solo ha habido un día de negociaciones de alto nivel entre los dos principales negociadores desde una reunión a mediados de octubre en la que se desestimó el llamado de May a abrir negociaciones inmediatas sobre un futuro acuerdo en materia comercial.

Sin embargo, entre bastidores las negociaciones están continuando a un paso acelerado, según personas cercanas al tema, antes de la fecha límite de principios de diciembre para llegar a un acuerdo que pueda ser formalizado completamente por los 27 líderes de la UE en la cumbre.

Los reportes aparecidos en medios de comunicación británicos respecto a que May aseguró el apoyo de los miembros más proBrexit de su gabinete para aumentar el acuerdo financiero que Reino Unido debe desembolsar a la UE cuando deje el bloque en marzo de 2019 han dado esperanzas.

"Si existe una voluntad política en Reino Unido, deberíamos estar preparados (para un acuerdo)", dijo un alto cargo de la UE, que advirtió que no se da nada por sentado.


pjt