27 de enero de 2014 / 08:05 p.m.

TEGUCIGALPA, Honduras.- Juan Orlando Hernández del conservador Partido Nacional asumió el lunes la presidencia de Honduras con un discurso de mano dura contra la delincuencia, en medio de una compleja situación económica, social y política y con un congreso dominado por la oposición.

"Honduras vive uno de los momentos más difíciles en materia de seguridad, en donde el 80 por ciento de la droga que va para Estados Unidos pasa por el país, dejándonos muerte, dolor y luto", dijo.

Hernández, de 46 años, también afirmó durante su toma de posesión que el 70% de los homicidios del país están relacionados con el tráfico de drogas.

Honduras es azotada por una violencia que deja a diario un promedio de 20 muertos, mientras que la tasa de homicidios del país es de 85,5 por cada 100.000 habitantes.

Como legislador y pocas semanas antes de ganar las elecciones en noviembre de 2013 impulsó la creación de la Policía Militar de orden Público para que asuma progresivamente las tareas de seguridad ciudadana actualmente desarrolladas por la polémica Policía Nacional Civil, envuelta en continuas acusaciones de asesinatos extrajudiciales e implicación con el crimen organizado después de que un proceso de depuración que se alargó más de un año y medio no diera resultados más allá de mostrar el caos en el que se encuentra inmersa.

El Ministerio de Seguridad informó en 2013 que al hacer un censo de los policías del país no encontraron al 40% de los agentes mismos y el nuevo Presidente fue electo con promesas como "no descansaré hasta situar un soldado en cada esquina del país".

Víctor Mesa, ex ministro de seguridad, cree que "Honduras vive un momento de evaporación de la institución estatal, en muchos lugares el estado es sólo una figura jurídica contaminada en todos los niveles por el narcotráfico".

El Defensor del pueblo de Honduras, Ramón Custodio cree que se trata de "la creación de cuerpos paramilitares de dudosa legalidad, para cuya organización y funcionamiento sobran los recursos millonarios mientras se demerita a la policía".

La toma de posesión del nuevo presidente tuvo lugar en el Estadio Nacional de Tegucigalpa, con capacidad para casi 40.000 personas y semivacío pese a que el estado dio media jornada de asueto a todos sus empleados.

Delegaciones de 75 países concurrieron al evento, entre ellos los presidentes Juan Manuel Santos de Colombia, Ricardo Martinelli de Panamá, Laura Chinchilla de Costa Rica, Danilo Medina de República Dominicana, Ma Ying-jeou de Taiwán, Atifete Jahjaga de Kosovo y Felipe de Borbón en representación de España.

En su gestión de cuatro años, que concluirá en enero de 2018, Hernández enfrentará, además de los problemas de seguridad, grandes desafíos económicosSegún un estudio hecho público el lunes por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales , en 2013 la economía hondureña registró un crecimiento económico bajo, del 2,6%, el 50% de la población económicamente activa está desempleada o subempleada, la pobreza afecta al 66% de los 8,5 millones de hondureños, se registra un déficit comercial del 8% del PIB.