AP
20 de mayo de 2017 / 06:29 a.m.

BAGDAD.- Al menos ocho personas perdieron la vida en un ataque suicida cerca de la ciudad de Basora, rica en petróleo, mientras el grupo extremista Estado Islámico intenta trasladar la lucha contra las fuerzas de Bagdad al sur del país, dijo el sábado un comandante del ejército iraquí.

Cinco civiles y tres soldados murieron el viernes cuando el suicida hizo estallar un coche cargado de explosivos en un puesto de control al norte de Basora, justo detrás de un autocar que esperaba para ser revisado, dijo el jefe del comando de operaciones de Basora, el teniente general Jamil al-Shimmari.

Al menos 41 personas más resultaron heridas, agregó.
Un segundo acatante manejó por carretera en el desierto tras al explicó, antes de ser abatido por las fuerzas de seguridad, señaló al-Shimmari.

Basora, a unos 550 kilómetros al sureste de Bagdad, alberga alrededor del 70% de las reservas de petróleo del país, unos 153.100 millones de barriles. Ubicada en el golfo Pérsico, en la frontera con Kuwait e Irán, la ciudad es el único punto de salida al mar del país y el lugar donde se procesan la mayoría de sus exportaciones de crudo. El mes pasado salieron de Basora 3,23 millones de barriles.

La milicia radical se atribuyó también el doble atentado suicida cometido durante la noche en Bagdad, que mató a al menos 19 personas y dejó 33 heridos.

Los ataques se producen mientras las fuerzas iraquíes, respaldadas por la coalición liderada por Estados Unidos, se abren paso lentamente por los últimos vecindarios controlados por el grupo EI en la mitad occidental de Mosul, en el norte del país. Los extremistas controlan solo un puñado de barrios en la ciudad, la segunda del país, incluyendo la Ciudad Antigua, donde se esperan las batallas más intensas de la ofensiva.