12 de enero de 2014 / 08:58 p.m.

Pakistán.- Un atentado con bomba contra un asistente del primer ministro de Pakistán dejó cinco muertos el domingo en el norte del país, informó la policía.

La bomba explotó en la zona de Shangla cerca de la caravana de Amir Muqam, asistente del gabinete y ex legislador, dijo el subinspector general Abdullah Khan.

Muqam escapó ileso pero la explosión mató a dos policías y tres guardias privados, agregó.

Los extremistas han matado a miles de civiles y efectivos de seguridad en una campaña de atentados con bomba, suicidas y con armas de fuego con el fin de derrocar al gobierno e instalar su interpretación extrema de la ley islámica.

Después de una reunión con líderes de tribus locales, Muqam se dirigía a Mingora, capital del valle Swat, cuando dos bombas explotaron cerca de su caravana, dijo el funcionario Khar, quien agregó que no estaba claro si uno o los dos eran ataques suicidas.

Muqam declaró a la televisora local Geo News TV que es la sexta vez que atentan así en su contra en años recientes. No mencionó a los extremistas por su nombre, pero dijo que "los terroristas" no ganarán. "Estos ataques no pueden impedir que me alíe con la verdad", dijo.

El partido del primer ministro Nawaz Sharif favoreció las negociaciones de paz con los extremistas desde que ocupó el poder a mediados de 2013. El talibán había acordado negociar bajo condiciones estrictas, pero se retiró después que un misil estadounidense mató al predecesor de Fazlullah, Hakimullah Mesud.

Desde que Fazlullah tomó el mando del talibán paquistaní ha habido una tregua relativa en los ataques de los extremistas. El más reciente fue el 9 de enero, cuando un atacante suicidad en Karachi mató el jefe de la unidad municipal antiterrorista, conocida por cazar a los extremistas.

Shangla es parte del valle de Swat que los talibanes capturaron antes que una ofensiva del ejército los sacara del lugar en 2009.

El jefe talibán Mula Fazlullah escapó al vecino Afganistán, donde fue elegido para liderar el talibán paquistaní tras un supuesto ataque norteamericano con misiles que mató a su predecesor a finales de 2013.

AP