NOTIMEX
10 de mayo de 2016 / 07:10 p.m.

BERLÍN.- Alemania registró en abril de este año 61 mil peticiones de asilo, un aumento de 124 por ciento respecto a mismo mes de 2015, pese a la disminución de refugiados que llegan en la actualidad a este país europeo.

Cifras oficiales revelaron que en abril pasado llegaron a esta nación unos 16 mil refugiados y en lo que va de este año se presentaron en Alemania un total de 246 mil solicitudes de protección por persecución o motivo de guerra.

El jefe de la Oficina Federal de Migración y Refugiados (BAMF), Frank-Jürgen Weise, indicó que este incremento se debe al buen funcionamiento del organismo que dirige y cuyas riendas tomó en septiembre pasado, después que su antecesor renunció al cargo por críticas a su gestión.

Weise explicó que este aumento se debe a que muchos de los migrantes que llegaron a Alemania desde septiembre pasado, fueron acomodados en el país y registrados en algunos municipios, pero no pudieron formalizar su petición de asilo hasta fecha reciente.

Ahora, que la BAMF incorporó a más trabajadores y desarrolla su actividad con mayor agilidad, se aceleraron los trámites y las solicitudes no demoran tanto tiempo.

Aún así, se estimó que en Alemania hay en la actualidad unos 300 mil refugiados que todavía esperan para presentar su petición de asilo.

Una vez presentada la solicitud, los peticionarios de asilo deben esperar en promedio unos tres meses para saber si ésta fue aceptada y tienen derecho a permanecer en este país europeo.

En los casos más sencillos, como Siria (cuyos ciudadanos suelen ser aceptados) o los Balcanes occidentales (quienes en su mayoría son rechazados) las solicitudes pueden resolverse incluso en los centros de llegada en el plazo de una semana.

El caos que antes caracterizó a la BAMF se convirtió ahora en un sistema estructurado que en el último año ha otorgado protección a un 60 por ciento de los solicitantes de asilo.

Entre 2013 y 2015 llegaron a Alemania un millón y medio de refugiados, de ellos 1.2 millones se quedaron en el país, y un 55 por ciento, es decir 660 mil, tienen perspectivas de obtener un permiso de residencia.

De esos 660 mil, uno 70 por ciento (460 mil) están en edad de trabajar y alrededor de la mitad de ellos son menores de 25 años.