23 de marzo de 2014 / 10:46 p.m.

Miami.- El arresto de una niña de 13 años en enero pasado en el Club Madonna de Miami Beach, en donde era obligada a prostituirse, dejó entrever como esta ciudad estadunidense es un mercado para la trata de personas, según activistas y funcionarios.

El caso de la menor conmocionó a la opinión pública, sobre todo por el hecho de que la chica, tras huir de su hogar, fue captada en Miami por tres adultos, y obligada a prostituirse y trabajar en el citado club como bailarina nudista.

A Katarina Rosenblatt, activista del condado Broward, ubicado al norte de Miami, no le causó sorpresa la noticia de la menor, pues ella fue igualmente prostituida cuando era una adolescente.

Rosenblatt logró salir de ese abuso y fundó la organización There is Hope for Me (Hay una esperanza para mí), una organización no gubernamental (ONG) de ayuda a víctimas de explotación sexual y tráfico humano.

Según la activista, los traficantes de personas se aprovechan de menores que tienen problemas familiares y que son vulnerables. Incluso, una vez que ya están inmersas en las drogas, las menores llegan a ver a "los chulos" como su familia.

Estos reclutadores pertenecen a una red organizada que lleva años trabajando y que tienen conocimientos sobre su negocio que rebasan a la policía y a la justicia, de acuerdo con Rosenblatt.

La fiscal estatal de Florida, Katherine Fernández-Rundle, reconoció que el problema es mucho mayor de lo que pensaban y dijo que aun les falta mucho por hacer. "Ni siquiera entendemos toda su dimensión", afirmó.

Florida es el tercer estado en número de llamadas a línea de ayuda federales para denunciar casos de tráfico humano, de acuerdo con datos oficiales.

Pero gracias a cambios en las leyes, las autoridades de Florida han logrado llevar cada vez más casos de estos traficantes de menores ante la justicia.

Datos de la fiscalía indican que en 2013 se establecieron 35 casos ante la justicia y en la actualidad son 50, sin embargo, los activistas subrayan que todavía se necesitan más cambios en las leyes que castigan la esclavitud moderna.

El tráfico humano, que se define como la comercialización de personas con fines de explotación y lucro, es un problema social cada vez mayor a nivel mundial y considerado como esclavitud moderna.

El año pasado se reportaron casos de tráfico humano, en su mayoría mujeres, en los 50 estados de Estados Unidos.

NOTIMEX