17 de abril de 2014 / 01:37 p.m.

Berlín.- En rueda de prensa conjunta con el presidente de la Oficina Federal de investigación Criminal (BKA), Jörg Ziercke, Mortler dijo que en 2013 fueron mil dos (1.002) las muertes cuyas causas están relacionadas con el consumo de sustancias estupefacientes.

El dato reflejó un aumento del 6.0 por ciento con respecto al año pasado, e indicó el 83 por ciento de los fallecidos fueron hombres.

Destacó que el promedio de edad de las víctimas fue de 38 años, y la heroína se confirmó como la droga más mortal.

Mortler precisó que en el largo plazo la tendencia es hacia un menor numero de muertes, “el hecho que el año pasado registramos un ligero aumento deja claro que no podemos descuidar la prevención”.

El aumento de las muertes se registró tan sólo entre las personas mayores de treinta años y ésto demuestra, según Mortler, que las políticas de prevención entre los más jóvenes están funcionando.

Por su parte, Jörg Ziercke informó que aumentaron en 7.0 por ciento las cantidades de drogas decomisadas por la policía federal en Alemania.

El dato más significativo según ambos expertos fue el aumento del 18 por ciento en el consumo de Ecstasy, una droga cuyo “éxito” entre la población alemana había caído en los últimos años.

Las cantidades de Ecstasy halladas por la policía aumentaron hasta el 53 por ciento con respecto a 2012.

El aumento está relacionado en particular a dos casos por un total de 274 mil 500 pastillas.

Otro dato significativo fue el aumento del siete por ciento de los consumidores de Crystal-Meth, una droga sintética de última generación que produce consecuencias nefastas para la salud.

La policía detectó diez por ciento más de entregas de esta droga con respecto al año pasado por un total de 77 kilogramos procedentes en particular de la República Checa, donde la policía reporta que hay el mayor número de laboratorios de producción.

“Observamos con preocupación el aumento del consumo de Crystal”, dijo Ziercke, “en particular porque el consumo de esta substancia conlleva enormes riesgos para la salud”.

En 2013 se registraron unos tres mil 137 nuevos consumidores de cocaína, es decir un 3.0 por ciento menos que el año pasado. Mientras que la cantidad de cocaína recogida por la policía fue de 1 mil 314 kilos, prácticamente lo mismo que en 2012.

La cantidad más grande fue de un total de 427 kilos y fue detectada en el puerto de Hamburgo, en el interior de contenedores procedentes de Brasil y Colombia.

En Bremen se recogieron otros cien kilogramos, que estaban destinados a Gran Bretaña. También frecuentes fueron los envíos por correo aéreo en aviones procedentes de Sudamérica.

“La importancia de una persecución consecuente de estos delitos quedó demostrada por algunas sentencias recientes”, destacó Ziercke, “El tribunal de Francfort sentenció a un holandés de 52 años que intentó llevar una pequeña cantidad de cocaína desde Venezuela a una condena a nueve años de libertad vigilada”.

Cayó en Alemania el número de consumidores de heroína aunque los datos policiales prueban que hay un nuevo interés para esta droga altamente mortal en Europa. Con 270 kilogramos decomisados, se registró un aumento del 12 por ciento.

También hubo un aumento de los crímenes relacionados a la cannabis, aunque en la mayoría de los casos se trató de delitos menores, conectados más bien con el consumo personal.

Preguntada acerca de la legalización de estas sustancias, tal y como ocurrió en algunos estados de Estados Unidos, Mortler se expresó rotundamente en contra: “Creo que sería una señal equivocada. Hay muchos estudios que documentan los efectos nefastos relacionados al consumo, en particular para los más jóvenes”.

De acuerdo a datos de la policía federal alemana, los países que más producen cocaína siguen siendo Perú, Bolivia y Colombia.

Los cargos de drogas procedentes de estos países viajan por avión o por mar, a menudo entre productos alimentares.

En Alemania, Hamburgo es el puerto que recibe más cantidades de esta substancias tal y como el aeropuerto de Francfort.

En el plano internacional, Afganistán sigue siendo el principal proveedor de heroína para el mercado europeo.

Tan sólo en 2013, según datos de Naciones Unidas, se cultivaron 209 mil nuevas hectáreas de adormideras, las flores de las que se saca el opio. Esto aumentó el potencial de producción del 49 por ciento.

En general, Ziercke señaló que aumentó en forma significativa el tráfico de drogas en internet, a través de las redes criptadas de Darknet, donde traficantes y consumidores pueden realizar sus transacciones con monedas virtuales (por ejemplo Bitcoin) sin que estas puedan ser detectadas.

Notimex