10 de octubre de 2014 / 01:16 a.m.

Toronto.- El Centro Comunitario San Lorenzo, en Toronto, coordinó la compra de tres autobuses escolares que serán enviados a la frontera norte de México para ayudar al retorno de niños migrantes, como parte de la denominada Caravana de la Esperanza.

La iniciativa es del párroco Hernán Astudillo, de la Iglesia Anglicana San Lorenzo, quien lleva 13 años coordinando la Caravana de la Esperanza.

En el marco de esa misión se han enviado ambulancias, autobuses con ropa y alimentos a los damnificados de terremotos e inundaciones en El Salvador, Guatemala y Ecuador, entre otros destinos.

En entrevista, Astudillo señaló que decidió hacer algo por los menores migrantes tras saber del caso de la niña ecuatoriana Joselyn Alvarez, quien trató de cruzar de México a Estados Unidos en busca de sus padres y fue encontrada muerta en Ciudad Juárez.

Indicó que contactó al cónsul de Ecuador en Monterrey, Nuevo León, Augusto Torres, quien atendió el caso de la menor, así como al padre Francisco Javier, de una iglesia franciscana en Ciudad Juárez, para coordinar el apoyo desde la comunidad latina en Canadá.

Esta Caravana de la Esperanza partirá el próximo 30 de octubre con tres autobuses escolares, con capacidad para 48 niños cada uno, los cuales tendrán como destino final las norteñas ciudades mexicanas de Monterrey (Nuevo León), Reynosa (Tamaulipas) y Ciudad Juárez (Chihuahua).

"Sé que hay alrededor de 60 mil niños migrantes que se encuentran como en el limbo en la frontera de México y Estados Unidos, así que esperamos que esta Caravana permita un retorno seguro a por lo menos 150 de ellos", agregó el padre, de origen ecuatoriano.

Los donativos para la compra de los tres autobuses fueron recibidos en su iglesia y recabaron más fondos con actividades realizadas por el Centro Comunitario, el cual cuenta con la emisora Voces Latinas, que por 10 años ha sido "la radio de la comunidad hispana en Toronto".

"También llevaremos cuatro toneladas y media de frijol y estamos recolectando pasta comestible y suplementos alimenticios para ayudar a la alimentación de estos niños durante la travesía de regreso a sus hogares", explicó el párroco, quien lleva 14 años realizando trabajo pastoral.

Agregó que a la Caravana se unirán voluntarios, como mecánicos del transporte público, policías, maestros y trabajadores de fábricas, para recorrer los tres mil 174 kilómetros hasta la frontera mexicana.

"Si avanzamos como 500 kilómetros por día haremos como cinco días y llegaremos como por el 5 de noviembre", detalló el ministro religioso, quien también es padre de familia.

Informó que la Caravana será recibida por el padre Francisco Javier, los cónsules de Ecuador y El Salvador, así como por funcionarios locales.

"Lo que queremos es lograr sensibilidad internacional y local, porque en el mundo hay muchos recursos, pero el problema es una mala distribución de la riqueza", sostuvo.

Consideró que "a pesar de la globalización de las comunicaciones, vivimos más separados y somos más individualistas".

En su opinión, la difícil situación que viven los niños migrantes que buscan reunirse con sus padres en Estados Unidos mejoraría si se da "una migración no riesgosa".

"Entiendo el sentimiento de reunificación familiar, pues soy padre de una joven, pero lo que se debe evitar es poner a estos niños en riesgo, se debe hacer una migración acompañada", añadió.

El padre Astudillo opinó que si Estados Unidos diera amnistía a los indocumentados que llevan años trabajando en ese país "no tiene nada qué perder, pues esas manos trabajadoras van a contribuir al crecimiento de esa nación".

Sobre por qué realizar una travesía por tres países, en vez de realizar una transferencia bancaria, el párroco afirmó: "Cristo convivió con el pueblo, estuvo integrado al dolor de la comunidad y por eso yo viajo en esta Caravana para estar más cerca de los hermanos necesitados".

Además, dijo, "buscamos que la comunidad hispana que ha donado para esta causa tenga confianza en nosotros y vea los autobuses y la comida que llevamos para entregarlos mano a mano".

FOTO: Notimex

NOTIMEX