REUTERS
24 de julio de 2016 / 09:53 a.m.

MÚNICH. - El joven alemán-iraní que mató a nueve personas en Múnich el viernes comenzó a planificar el ataque hace un año tras visitar el lugar de un tiroteo en una escuela en el sudoeste de Alemania que dejó 15 muertos en 2009, dijo un funcionario estatal de Bavaria.

Robert Heimberger, presidente de la oficina estatal del crimen de Bavaria, dijo que el material encontrado en la casa del asesino de 18 años mostró que era un ávido usuario de videojuegos violentos que compró su arma -una pistola Glock 17- en la llamada red oscura, un área de Internet accesible sólo a través de programas computacionales especiales.

Heimberger agregó que los padres del pistolero están impactados y que no pudieron ser entrevistados. Un funcionario de la oficina del fiscal estatal dijo que entre las víctimas del tiroteo no había ningún compañero de clases del atacante.

Los investigadores también encontraron una cantidad significativa de libros sobre asesinatos masivos, incluido un libro titulado "Rampage in Head: Why Students Kill" ("Destrucción en mi cabeza: Por qué matan los estudiantes". No se encontró ninguna prueba de que el sospechoso estuviera relacionado con grupos extremistas como Estado Islámico.

El hombre armado nació y creció en el área de Múnich y estuvo un tiempo bajo tratamiento psiquiátrico y no había evidencias que sugieran que tuvo un cómplice, sostuvo la policía.