AP
4 de febrero de 2015 / 01:31 a.m.

La espiral negativa de la Roma en el inicio de 2015 se acentuó al despedirse el martes en los cuartos de final de la Copa Italia, víctima de una derrota como local 2-0 ante Fiorentina.

Dos goles del hispano-alemán Mario Gómez sellaron el avance de Fiorentina, que en la siguiente ronda se las verá con Juventus.

Luego de comenzar 2015 con una victoria ante Udinese, una cadena de cuatro empates seguidos dejaron a la Roma siete puntos detrás del líder Juventus en la Serie A, prácticamente viendo esfumar sus aspiraciones de alzarse con el título de liga.

Un día después de que completó la venta del colombiano Juan Cuadrado al Chelsea inglés, Fiorentina se encaminó a la victoria cuando Gómez abrió la cuenta a los 65 minutos tras un centro de Manuel Pasqual. Ambos se combinaron para el segundo gol en el último minuto, con Gómez dominando un centro de Pasqual.

Los jugadores de la Roma salieron del estadio Olímpico bajo un coro de abucheos de la afición.

"Somos conscientes que estamos pasando un mal momento", dijo el técnico de la Roma Rudi García. "Pero la fuerza, personalidad y calidad del equipo se ve en los momentos de crisis, cuando las cosas no salen bien".

Fiorentina perdió ante Napoli en la final del torneo de copa el año pasado.

"Teníamos como objetivo avanzar a la semifinal", dijo Gómez, el delantero que sufrió una grave lesión en la rodilla derecha la pasada temporada y ha anotado cuatro goles en dos partidos de la Copa. "Perdimos la final el año pasado contra Napoli, y ya veremos si podemos repetir".

"Fue un partido muy difícil para mí. Me perdí un año, y me tomo tiempo recuperar mi mejor nivel. Me faltaban minutos".