REUTERS
31 de julio de 2015 / 09:21 a.m.

Cisjordania.- Supuestos extremistas judíos prendieron fuego a una casa palestina el viernes en la ocupada Cisjordania, matando a un bebé de 18 meses de edad e hiriendo gravemente a varios otros miembros de la familia, un acto que el primer ministro de Israel describió como terrorismo.

La casa en Duma, un pequeño pueblo cerca de la ciudad de Nablus, fue incendiada en la madrugada mientras la familia dormía. Un rayado en hebreo que decía "venganza" fue escrito en la pared exterior, dijo la policía y testigos.

Tanto los padres del niño como su hermano de cuatro años de edad resultaron heridos de gravedad. Fueron llevados en helicóptero para recibir tratamiento en un hospital israelí, dijeron las autoridades.

Este fue el peor ataque de extremistas israelíes desde que un adolescente palestino murió quemado en Jerusalén hace más de un año. Eso siguió el secuestro y asesinato de tres adolescentes israelíes por milicianos palestinos en Cisjordania.

Ibrahim Dawabsheh, un residente de Duma, dijo que escuchó gritos de ayuda desde la casa y corrió hacia ella. "Vi a dos hombres enmascarados fuera", dijo. Dawabsheh fue a pedir ayuda y cuando regresó los hombres se habían ido, dijo Dawabsheh.

"Encontramos a los padres afuera con quemaduras, ellos dijeron que había otro hijo en la casa, lo sacamos y luego nos dijeron que había otro niño dentro, pero no pudimos llegar a la habitación a causa del fuego. Se quedó adentro hasta que llegaron las fuerzas de rescate", dijo Dawabsheh a Reuters.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo que estaba sorprendido. "Este es un ataque terrorista. Israel toma medidas firmes contra el terrorismo, no importa quiénes sean sus autores", dijo en un comunicado, agregando que se emplearían "todos los medios" para llevar a los atacantes ante la justicia.