AP
30 de julio de 2015 / 10:28 a.m.

Kuala Lumpur.- Cuando se trata de elegir a la ciudad organizadora de unos Juegos Olímpicos, la geopolítica puede jugar un papel determinante para elegir al vencedor.

Esto podría ser más evidente que nunca el viernes, cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) elija entre Beijing y Almaty, en Kazajistán, para albergar los Juegos de Invierno de 2022.

Esta contienda se trata de una pelea entre China, el país más poblado del mundo y un gigante mundial en ascenso con una gran economía. 

En este contexto y tras una campaña de perfil bajo, Beijing llega a la votación como clara favorita en su apuesta por convertirse en la primera ciudad que organiza unos juegos de verano y de invierno.

Si la votación del viernes, en la que participan 86 miembros del COI, fuese por méritos estrictamente técnicos, Almaty llevaría la delantera por su vinculación con los deportes de invierno y su ubicación, rodeada de cumbres cubiertas de abundante nieve natural.

almaty
Almaty llevaría la delantera por su vinculación con los deportes de invierno y su ubicación, rodeada de cumbres cubiertas de nieve natural. |ESPECIAL

Almaty concentra casi el 70% de las instalaciones en un único lugar y todas las competiciones estarían en un radio de 30 kilómetros.

Beijing emplearía varias de las instalaciones de los Juegos de 2008, incluyendo el estadio 'Nido de Pájaro' y el 'Cubo de Agua'.

"El legado lo es todo", dijo la ex estrella de la NBA y miembro de la candidatura de Beijing, Yao Ming. "Beijing 2008 nos permitió experimentar el espíritu olímpico, y 2022 nos da la oportunidad de mantenerlo".

nido
Beijing emplearía varias de las instalaciones de los Juegos de 2008, incluyendo el estadio 'Nido de Pájaro' |ESPECIAL

En contraste con Almaty, Beijing dependería mucho de la nieve artificial. Autoridades chinas dijeron que tienen suficiente suministro de agua y equipos para fabricar nieve con los que proporcionar condiciones excelentes.

A favor de Beijing jugaría la cercanía del COI con el país tras los Juegos de 2008 y la confianza de que puede organizar un evento de esa magnitud.

China abriría el mercado de los deportes de invierno a más de 300 millones de personas en el norte del país, algo que gusta al COI, al igual que la estabilidad política y económica. Menos conocido es Kazajstán, cuyo presidente Nursultan Nazarbayev, de 75 años y que ostenta el poder desde 1989, es visto como riesgo por muchos de los miembros del ente.