AP
24 de agosto de 2015 / 08:42 a.m.

Beijing.- El mercado accionario de China registró el lunes su peor caída en ocho años pese a la inyección de miles de millones de dólares del gobierno para detener un tropezón que borró las ganancias de todo el año. La caída amenaza con golpear los mercados globales esta semana, de la misma manera que la semana pasada, cuando las pérdidas en la bolsa china desencadenaron una corrida generalizada a nivel mundial.

El índice compuesto de Shanghai, de referencia, perdió 8,5 % para cerrar en 3.209.91 puntos, su mayor caída en un día desde el 8,8% que perdió el 27 de febrero de 2007. El índice está 38% por debajo de su máximo, que alcanzó el 12 de junio y está apenas 1% abajo del nivel que tenía el 31 de diciembre, el último día de operaciones del año pasado.

"Este es un resultado desastroso para China, que ha trabajado muy duro para animar de nuevo su mercado de acciones tras la caída del 2007 y haber gastado miles de millones de dólares en impulsarlo desde junio", dijo en un informe Angus Nicholson, de IG Markets.

Los pequeños inversores han sufrido pérdidas graves, lo que da al traste con la intención de comprar acciones y altera los planes del Partido Comunista de usar al mercado como medio para recaudar el dinero necesario para reformar la industria estatal.

"Parece el fin del mundo", dijo Pan Chong, un especialista en redes sociales. Dijo que en abril invirtió 50 mil yuanes (7 mil 900 dólares) ganó 40% y luego vio cómo las ganancias se evaporaban.

"Lo que llaman 'corrección' se convertirá en un mercado de precios a la baja a largo plazo", dijo Pan. "Por eso estoy pensando en vender todas mis acciones lo más pronto posible".

El índice de referencia chino aumentó más de 150% a partir de fines de 2014 luego de que medios estatales dijeran que las acciones eran baratas, lo que llevó a los inversores a creer que Beijing apuntalaría los precios en caso necesario. Impulsados por los medios estatales, millones de inversores sin experiencia entraron al mercado.