3 de agosto de 2014 / 06:32 p.m.

Franja de Gaza.- Una escuela de la ONU que albergaba a desplazados en el sur de la Franja de Gaza fue alcanzada el domingo por lo que un funcionario de Naciones Unidas describió como un aparente bombardeo aéreo israelí, mientras Israel daba señales de reducir la intensidad de su ofensiva.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, condenó el ataque ocurrido cerca de la escuela de la ciudad de Rafa y lo llamó "un acto criminal indignante". Las fuerzas armadas israelíes no hicieron declaraciones de inmediato aunque se confirmó que estaban modificando su despliegue a lo largo de la frontera con la Franja de Gaza para "una nueva fase" de la operación enfocada a destruir la red de túneles subterráneos de Hamas y los cohetes que atacan a Israel.

"Hemos reducido nuestra presencia y hemos llamado a los palestinos de ciertas áreas a que regresen a sus casas", dijo el vocero de las fuerzas armadas israelíes, teniente coronel Peter Lerner.

Varios tanques y otros vehículos israelíes fueron vistos retirándose de Gaza un día después de que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu indicara que se reevaluarían las operaciones de las tropas tras finalizar la demolición de los túneles transfronterizos de Hamas. Las autoridades de seguridad informaron que la intensidad esa misión se estaba reduciendo.

Mientras tanto, en Gaza continuaban los ataques con fuego de artillería y tanques. El funcionario de salud Ashraf al-Kidra informó que al menos 10 personas murieron y que otras 35 resultaron heridas tras el ataque cerca de una escuela para niños en la ciudad sureña de Rafa.

Robert Turner, director de operaciones de la agencia para los refugiados palestinos de la ONU en Gaza, dijo que los resultados preliminares indican que la explosión fue el resultado de un ataque aéreo israelí cerca de la escuela, que daba refugio a unas 3.000 personas. Dijo que al menos un miembro del personal de la ONU parecía haber fallecido.

"Hemos dado a las fuerzas armadas de Israel la ubicación de nuestras instalaciones en varias ocasiones", dijo Turner. "Saben dónde están los refugios. No tengo idea de por qué sigue pasando esto. No tengo palabras para describirlo. No lo entiendo", agregó.

Dentro del complejo de Naciones Unidos se vivía una situación caótica; numerosos cadáveres, algunos de niños, estaban desperdigados por el piso entre charcos de sangre. Había numerosas marcas de pisadas tintas en sangre dejadas por quienes llevaron a los heridos a las ambulancias.

"Nuestra confianza y nuestra fe están en manos de Dios", dijo una mujer entre sollozos.

Algunos de los heridos, entre ellos niños que llevaban la cabeza cubierta con vendajes ensangrentados, fueron llevados al hospital kuwaití en Rafa y otros fueron atendidos en lo que parecía ser una clínica improvisada en una tienda.

Varios cadáveres envueltos en frazadas blancas estaban alineados en el piso.

Por lo menos seis instalaciones de la ONU, entre ellas escuelas que daban albergue a los desplazados, han sido golpeadas por el fuego israelí desde que comenzó el conflicto, lo que ha provocado condena internacional. En todos los casos Israel ha dicho que estaba respondiendo a milicianos que lanzaban cohetes o a otros ataques desde lugares cercanos.

En casi cuatro semanas de combates han muerto más de 1.700 palestinos, la mayoría civiles, así como cerca de 70 israelíes, casi todos soldados.

Israel lanzó varios ataques el domingo contra objetivos en Gaza. Fuego de artillería alcanzó dos edificios de oficinas en el centro de Ciudad de Gaza, donde se escucharon dos fuertes explosiones con algunos segundos de intervalo, dijeron policías y testigos. Al Kidra dijo que el domingo murieron al menos 30 palestinos, nueve de ellos en un solo ataque en el sur de la Franja de Gaza. Israel informó que el domingo llevó a cabo 180 ataques.

FOTO: Especial

AP